Cargando...

Un Patrocinio siempre necesario

Pío IX proclamó solemnemente a san José patrono de la Iglesia universal el 8 de diciembre de 1870. Encontrándose la Iglesia en gravísimas dificultades, el Papa pensó justamente que lo mejor fuera recurrir a aquél que gozaba cerca de Dios de una “excelsa dignidad”: la Inmaculada Virgen María era su esposa y Jesús se había dignado ser tenido por su hijo y como tal le había estado sujeto.

Juan Pablo II recuerda los motivos de confianza de la Iglesia en san José, ya expresados por León XIII: “Las razones por las que el bienaventurado José debe ser considerado especial Patrono de la Iglesia, y por las que a su vez, la Iglesia espera muchísimo de su tutela y patrocinio, nacen principalmente del hecho de que él es el esposo de María y padre putativo de Jesús… José, en su momento, fue el custodio legítimo y natural, cabeza y defensor de la Sagrada Familia… Es, por tanto, conveniente y sumamente digno del bienaventurado José que, lo mismo que entonces solía tutelar santamente en todo momento a la familia de Nazaret, así proteja ahora y defienda con su celeste patrocinio a la Iglesia de Cristo” (RC, n.28).

En la oración: “A ti, beato san José”, que se reza después del santo Rosario, hay un elenco de los motivos que justifican el recurso a él: la peste de errores y de vicios, la lucha contra el poder de las tinieblas, las hostiles insidias y adversidades. “Aún hoy –escribe Juan Pablo II- existen suficientes motivos para encomendar a todos los hombres a san José” (RC, n.31). “Este patrocinio debe ser invocado y es necesario actualmente a la Iglesia no sólo como defensa contra los peligros que surgen, sino también y sobre todo como aliento en su renovado empeño de evangelización en el mundo y de reevangelización en aquellos `países y naciones, en los que----como he escrito en la Exhortación apostólica post-sinodal Christifideles laici---la religión y la vida cristiana fueron florecientes´ y que `están ahora sometidos a dura prueba´. Para llevar el primer anuncio de Cristo y para volver a llevarlo allí donde está descuidado u olvidado, la Iglesia tiene necesidad de un especial `poder desde lo alto` (cf Lc 24,49: Hch 1,8), don ciertamente del Espíritu del Señor, no desligado de la intercesión y del ejemplo de sus Santos” (RC, n. 29).

Ante las graves emergencias que la circundan, la Iglesia, en la medida en que más siente su limitación, recurre a la segura protección de san José: “Protector lo quiere la Iglesia---afirmaba Pablo VI---por la inquebrantable confianza que aquél a quien Cristo quiso confiada su frágil infancia humana, querrá continuar desde el cielo su misión tutelar de guía y defensa del Cuerpo místico del mismo Cristo, siempre débil, siempre insidiado, siempre dramáticamente en peligro” ( Homilía, marzo 19 de 1969).

Es necesario, además de lógico, que el título “Patrono de la Iglesia universal” regrese a su lugar en el Calendario Litúrgico, junto al de “Esposo de la beata Virgen María”.

Síganos:

Publicidad Adslivemedia.com
(¿Qué es esto? / Reportar anuncio inadecuado)

Católico al día

Suscríbase al podcastPunto de Vista

Compartir la doctrina de la Iglesia sobre el sexo

Punto de Vista
Fecha

Suscríbase al podcastEvangelio del día

Mateo 14,1-12

Evangelio
Fecha
02/08/14
01/08/14
31/07/14

Suscríbase al podcastHomilía del día

Mateo 14,1-12

Homilía
Fecha
02/08/14
01/08/14
31/07/14

Las más populares