Cargando...
Temas del momento: Semana Santa, Papa Francisco, Corea del Sur, condolencias

GAUDI: El arquitecto de Dios

De la obra de Gaudí se han hecho muchas interpretaciones. Hay quienes consideran que proviene de la tradición y otros quienes creen que es vanguardista. Algunos clasifican a Gaudí como técnico y otros como un gran artista. Lo cierto es que son muy pocos los que descubren en Gaudí a un hombre de Dios, cuya comunión con el Padre se refleja precisamente en su arte y en su técnica.
En el libro "Santos de andar por casa", por ejemplo, Miguel Ángel Velasco reseña lo siguiente: "Hay una foto en la que se ve al gran arquitecto Antonio Gaudí de traje oscuro, la espalda ya algo curvada por el peso de los años, la barba blanca, y, en la mano, un gran cirio encendido; desfila en la procesión del Corpus Christi, en Barcelona, y está como ensimismado, como mirando hacia dentro de sí mismo. Es una foto que explica, por sí sola, lo que fue la vida de este arquitecto genial".

Antonio Gaudi i Conet nació en Reus (Cataluña), el día 25 de junio de 1852. Fue en su propio pueblo natal donde realizó sus primeros estudios junto a los Padres Escolapios para continuarlos desde 1863 hasta 1873 en la Facultad de Ciencias de Barcelona. Ese último año empezó a cursar en la Escuela Provincial de Arquitectura de la Ciudad Condal y fue finalmente en 1878 que corona su graduación de arquitecto.

Gaudí fue el creador de una nueva arquitectura basada en las líneas curvas. Experimentó estructuras y nuevas formas de una manera continuada. Por este motivo, prefería desarrollar sus ideas a escala y en forma corpórea. La tridimensionalidad de sus maquetas en yeso, barro, tela metálica, o cartón mojado y moldeado, le acompañaron siempre. Sus ideas "corpóreas", en muchas ocasiones, no fueron sometidas a la limitación que obligan las dos dimensiones del papel de dibujo. A veces modificaba las formas directamente en la obra, en el momento de la realización.

Gaudí, o el honor de Dios

Existe una trilogía de obras que mantienen una gran similitud y que son una especie de hilo conductor de una idea que comenzó a gestarse con el proyecto de las Misiones de África, en Tánger (1892) que no llegó a construirse y del que existe muy escasa documentación.
Continuó, luego, con la Cripta de la Colonia Güell, donde Gaudí experimentó algunas de sus ideas, y que tenía en proyecto construir unas torres cilíndricas, las cuales no llegó a realizar. Y que culminó, finalmente, en la majestuosa Sagrada Familia.

El inicio de este templo estuvo primeramente a cargo del arquitecto Francisco de Paula del Villar, quien por razones técnicas derivó a Joan Martorell y éste, por discrepar con el proyecto final aprobado, encargó a Gaudí su puesta en marcha.

Este templo, en realidad, es una inmensa escultura, en piedra, a la fe, a la esperanza y a la caridad. Alguien ha hablado de Gaudí y de su Sagrada Familia como el templo en honor de Dios: una basílica gótica, de cinco naves, crucero, claustro, y dieciséis gigantescas torres dedicadas a los doce apóstoles y a los cuatro evangelistas, con dos cimborrios consagrados a Jesucristo y a la Virgen María. Sus tres fachadas están dedicadas al Nacimiento, a la Pasión y a la Gloria de Cristo, el Señor. En la cripta del templo esperan los restos mortales de Antonio Gaudí Cornet el día de la resurrección eterna. Cuando, en 1936, la cripta fue saqueada y profanada, la tumba de Gaudí permaneció intacta.

Un coreano muy distinguido, Jun Young-Joo, director de la Cámara de Comercio e Industria de Pusan (Corea), confiaba, en octubre de 1998, a la edición española de la revista Paris Match:
"A través de las obras de Gaudí y del toque divino que tiene me convencí de la existencia de Dios, y por él, gracias a él, me convertí al catolicismo, aunque era un budista devoto y convencido."

Hoy, este coreano forma parte de la Asociación que promueve la beatificación de quien, de ser canonizado, sería el primer arquitecto consagrado y famoso de la Historia elevado a los altares.

El Presidente de esa Asociación, don José Manuel Almuzara, testimonia: "Para nosotros, no hay ninguna duda de la santidad de Gaudí: dedicó toda su vida a la gloria de Dios, y eso queda reflejado en su obra, no sólo la religiosa sino también la civil." El actual párroco del templo de la Sagrada Familia, don Luis Bonet, ha afirmado: "Gaudí era un hombre bueno, humilde, de grandes virtudes, hombre de oración y de vida espiritual hondísima."

Construir con piedras vivas

"Este templo de la Sagrada Familia recuerda y compendia otra construcción hecha con piedras vivas: la de la familia cristiana, donde la fe y el amor nacen y se cultivan sin cesar."

Éstas fueron las primeras palabras que el Papa Juan pablo II dijo nada más ver, por vez primera, en 1982, el templo creado por Gaudí en Barcelona. Sabía bien ya entonces el Papa - y todavía faltaban muchos años para que empezara siquiera a hablarse de beatificación del llamado "arquitecto de Dios" - que detrás de aquella obra maestra de la arquitectura religiosa de nuestro tiempo estaban la figura y el espíritu admirable de un artista profundamente cristiano.

Muchos años atrás, en 1915, un nuncio del Papa, monseñor Ragonesi, al visitar las obras, le había dicho a Gaudí: "Usted es el dante de la arquitectura, y su obra es uno de los más grandes poemas cristianos en piedra." Muchas horas y muchos insomnios le había costado aquel grandioso proyecto al arquitecto que hasta comía frugalmente sobre su propia mesa de despacho, y que, aparte de algunos trabajos profesionales, no escribió libro alguno, a no ser el maravilloso libro vital de sus propias obras, que puso al servicio de la mayor gloria de Dios nada menos que durante cuarenta y tres años.

La línea de Dios

Gaudí sostenía que la curva es la línea de Dios, y la recta, la de los hombres; quizás por eso la curva es esencial en su obra; descubrió nuevas formas arquitectónicas, y supo copiar de la naturaleza, obra de Dios. Sus alumnos han comprobado la razón que tenía cuando afirmaba que, en sus obras, al retirar andamios, la luz resbala sobre la piedra y no proyecta sombras duras.

Para poder terminar el templo de la Sagrada Familia renunció a su sueldo de 200 pesetas y a sus honorarios como arquitecto; y llegó incluso a pedir limosna, personalmente, para tratar de terminarlo. Un día, Juan Bergós lo encontró en su estudio mirando un plano y una libreta abierta al lado. "Mire usted - le dijo - , en esta página esta contenida toda la doctrina cristiana."

Etsuro Sotto - también lo ha contado Paris match - llegó a Barcelona como turista hace veinte años. Etsuro, que en japonés significa "hombre feliz", era un joven escultor nipón que quería trabajar en Alemania; pero se quedó en Barcelona con Gaudí", asegura. Fue bautizado por el obispo auxiliar de Barcelona, monseñor Carrera, en la cripta de la Sagrada familia.

Testimonia: "Gaudí me enseño que el amor al hombre y a Dios es la mejor herramienta de trabajo. Yo - añade - intento meterme en su forma de trabajar, ponerme en su lugar, para comprender plenamente se espiritualidad. Fue un adelantado a su época."

A Gaudí, cuando le hablaba de la originalidad de sus obras, se le encendía una luz en la mirada y contestaba: "Le doy a usted las gracias, porque originalidad es volver al origen."

Una originalidad la suya que, luego, fue otro intenso milagro de luz, interior y misteriosa, en este caso, no como la exterior que resbalaba por la piedra de sus creaciones arquitectónicas.

En sintonía con Dios

Gaudi fue un hombre de Dios con quien mantuvo una hermosa sintonía reflejada en su intensa vida espiritual. Oía la Santa Misa y comulgaba diariamente, y todos los días visitaba a Jesucristo sacramentado, y jamás faltaba en las grandes manifestaciones religiosas de la ciudad, o del templo. Las demás horas del día las pasaba en el trabajo y en la oración. Su esperanza en Dios le daba una completa paz y serenidad de espíritu en los momentos de adversidad. "Dios lo quiere así - decía - ; su Divina Providencia sabe lo que hace."

Era devotísimo de la Sagrada Familia, y especialmente de San José. Si alguien le preguntaba cómo sería posible concluir el todavía hoy inacabado templo de la Sagrada Familia, el gran sueño de siempre en su vida ("Tengo sesenta y cuatro años - dijo un día - , y la mitad de ellos los he empleado en este templo, y ahora soy ya su portero…"), en seguida le contestaban: "No se apure: San José es un santo que tiene muchos recursos." Veneraba al Romano Pontífice. No tenía dinero. Una vez pudo ir a Roma, pero prefirió donar lo que el viaje le hubiera costado - y Dios sabe la ilusión con que habría visitado la tumba de pedro - para que le fuese donado al Santo Padre.

De fe firme y confiada acabó por imponerse a su difícil temperamento y también a todas las ideas demoledoras de su época de juventud; profundización constante, a través de la Liturgia, en el conocimiento de la historia de la Salvación; ejemplar seguimiento del Evangelio; esperanza incesante; amor a Dios y amor sacrificado y generoso a su prójimo; piedad y deseo permanente de perfección en las virtudes cristianas: éstas fueron las páginas magistrales del libro de la vida de este arquitecto genial cuya vida, sin embargo, humanamente, a primera vista, pudo parecer a muchos un fracaso. Lo fue, pues muchas de las obras que proyectó ni llegaron siquiera a iniciarse - por ejemplo, la restauración del monasterio de Poblet -, y algunas quedaron inacabadas; pero no ocurrió así, desde luego, con la propia obra de su interior construcción espiritual.

El llamado a la Casa del Padre

El día de su muerte lo había pasado como todos, en su templo: vivía en el taller de la obra, a la que dedicó cuarenta y tres años de su vida; a pie de obra, dirigiendo personalmente hasta el mas mínimo detalle. Salió, como de costumbre, a las cinco de la tarde, hacia el Oratorio de San Felipe Neri. Al cruzar la Gran Vía barcelonesa, a la altura de Bailén, le atropelló el tranvía. Iba calzado con zapatillas de felpa, y con los tobillos envueltos en vendas de lana. Se alimentaba frugalísimamente, pan y fruta las más de las veces. Su lectura habitual era la Biblia y El año litúrgico, del benedictino Dom Deranguer. Había estudiado un curso de gregoriano, porque se decía convencido de que el ritmo y la espiritualidad del canto gregoriano le servían de orientación plástica para sus obras. "No vengo aquí a estudiar gregoriano, decía, sino arquitectura."

Días antes en que fue atropellado le dice a un sacerdote íntimamente amigo suyo: "Yo soy batallador por temperamento; he luchado siempre, y siempre me he salido con la mía, menos en una cosa: en la lucha contra mi genio. Con éste no logro acabar".

Como suele ocurrir a menudo en la Iglesia - y es algo que, afortunadamente, Juan Pablo II está cambiando también - , al morir una persona con fama de santidad evidente entre el pueblo de Dios, si no tiene detrás de sí una organización religiosa, una Congregación, es raro que se abra el proceso de canonización. Es lo que ocurrió con Gaudí también; pero apenas surgió en Cataluña la idea de fundar la Asociación para promover la beatificación de Antonio Gaudí, el pueblo cristiano se sumó a la iniciativa de manera realmente entusiasta.

150 años

Este año, la ciudad de Barcelona conmemora el 150 aniversario del nacimiento de Antonio Gaudí; y por lo tanto, ha denominado este año como el "Año Internacional de Gaudí!. A través de una serie de actividades en honor a este genial arquitecto, Barcelona pretende dar a conocer su obra y mostrará como ésta rompió con la tradición para proponer una nueva forma de entender la arquitectura, respecto a la aplicación de la geometría, la concepción del espacio como al uso de materiales para dotar de expresividad, formas y colores a sus obras.

Síganos:

Publicidad Adslivemedia.com
(¿Qué es esto? / Reportar anuncio inadecuado)

Católico al día

Suscríbase al podcastPunto de Vista

¿Por qué dar limosna?

Punto de Vista
Fecha

Suscríbase al podcastEvangelio del día

Juan 20, 1-9

Evangelio
Fecha
20/04/14
19/04/14
18/04/14

Suscríbase al podcastHomilía del día

Juan 20, 1-9

Homilía
Fecha
20/04/14
19/04/14
18/04/14

Las más populares

  Noticias diarias
Resumen semanal