Cargando...

La enseñanza de la iglesia católica sobre la educación sexual según familiaris consortio, 37

Al tratar el tema de la educación sexual, inmediatamente nos encontramos con una primera dificultad: la del uso que se le da al término "educación sexual". Para las organizaciones antivida, enseñar educación sexual significa darle a la juventud una información sexual explícita y desprovista de valores morales, con un lenguaje y una metodología que no respetan la modestia natural de los niños ni la autoridad de sus padres. A esta educación sexual le podemos llamar "educación sexual hedonista", para distinguirla de una positiva y prudente educación sexual, que los padres, en el momento oportuno, deben darle a sus hijos.1

Para las personas que respetan la vida y la familia, enseñar educación sexual significa formar los valores inherentes a la sexualidad humana, que son la transmisión de la vida y la expresión del amor conyugal y cuyo objetivo es que los jóvenes respeten dichos valores por medio de la virtud de la castidad. Sin embargo, a algunos en el movimiento a favor de la vida y la familia, no les gusta este término y prefieren usar otros, como "educación en el amor" o "educación para la castidad", etc., términos que parecen ser más adecuados. Por otro lado, como el mismo Santo Padre ha usado el término "educación sexual", para referirse a una prudente y correcta formación de los valores inherentes a la sexualidad,2 estamos en libertad de usar dicho término, siempre y cuando se distinga claramente su significado del que le dan los grupos antivida. De esta forma se evitarán lamentables confusiones.

El punto que queda por aclarar, sin embargo, y que quizás constituya un tema de división entre las mismas personas pro vida es, si aún una educación sexual prudente se debe ofrecer a un grupo de niños o jóvenes, mixto o no, especialmente en el ámbito de un colegio católico. ¿Qué dice la Iglesia sobre este punto?

La enseñanza pontificia más reciente del Magisterio sobre la educación sexual se encuentra en el número 37 de la exhortación apostólica de Juan Pablo II, "Familiaris consortio", sobre la misión de la familia cristiana en el mundo actual, publicada en 1981. Lo primero que nos enseña el Papa aquí es que la educación sexual debe ser situada en el contexto de una educación para el amor, dada por los padres de forma delicada: "La educación para el amor como don de sí constituye también la premisa indispensable para los padres, llamados a ofrecer a los hijos una educación sexual clara y delicada."3 Es decir, los padres deben usar un lenguaje y un modo de comunicación que respete la modestia natural de sus hijos, y que no se convierta en una ocasión más de incitación al pecado, sino que resulte en un correcto aprecio del don de la sexualidad humana y de la castidad. "En este contexto es del todo irrenunciable la educación para la castidad, como virtud que desarrolla la auténtica madurez de la persona y la hace respetar el `significado esponsal' del cuerpo."4

Lo segundo que nos enseña el Vicario de Cristo es que, "La educación sexual, derecho y deber fundamental de los padres, debe realizarse siempre bajo su dirección solícita, tanto en casa como en los centros educativos elegidos y controlados por ellos."5 La escuela, y más aún la que es católica, no puede nunca imponerles a los alumnos un programa educativo, especialmente en materia de sexualidad, con el cual los padres no estén de acuerdo y sobre el cual no tengan control. Por eso el Papa continúa diciendo: "En este sentido la Iglesia afirma la ley de la subsidiaridad, que la escuela tiene que observar cuando coopera en la educación sexual, situándose en el espíritu mismo que anima a los padres."6 La ley de la subsidiaridad significa aquí, que la escuela no debe ni suplantar ni absorber la labor educativa de los padres hacia sus hijos, sino ayudarles en dicha labor. Esto obedece a la enseñanza de la Iglesia que dice: "Puesto que los padres han dado la vida a sus hijos, tienen la gravísima obligación de educar a la prole, y por tanto hay que reconocerlos como los primeros y principales educadores de sus hijos."7

En su encíclica "Divini illius magistri" de 1929, sobre la educación cristiana de la juventud, el Papa Pío XI les reserva a los padres la delicada tarea de una prudente educación sexual, en la cual se incluya una respetuosa referencia a las partes íntimas del cuerpo humano: "En este delicadísimo asunto, si, atendidas todas las circunstancias, se hace necesaria alguna instrucción individual, en tiempo oportuno, dada por quien ha recibido de Dios la misión educativa y la gracia de estado, hay que observar todas las cautelas, sabidísimas en la educación cristiana tradicional."8 En la frase "quien ha recibido de Dios la misión educativa y la gracia de estado", el Papa Pío XI se refiere a los padres. Esto se corrobora por lo que él mismo dice a continuación: "Importa...sumamente, que el buen padre, mientras hable con su hijo de materia tan lúbrica, esté muy sobre aviso, y no descienda a particularidades y a los diversos modos con que esta hidra infernal [es decir, el vicio de la lujuria], envenena tan gran parte del mundo a fin de que no suceda que en vez de apagar este fuego, lo excite y lo reactive imprudentemente en el pecho del sencillo y tierno niño."9

Obsérvese además que esta prudente educación sexual, dada por los padres, que incluye una respetuosa mención de los órganos o funciones sexuales, debe ser impartida, dice esta encíclica, de modo "individual y en tiempo oportuno". El contexto de una clase, por lo tanto, no es el ámbito adecuado para tan delicada materia, que por su intimidad y fragilidad, debe ser reservada a la familia, debido a que la relación entre padres e hijos, constituye, por designio de Dios, el único ámbito moral y sociológicamente adecuado para tan delicada formación. Los padres son los que mejor conocen las necesidades personales de sus hijos, así como el modo y momento adecuados para responder a sus preguntas o adelantarse a las situaciones, sin ir más allá de lo necesario, según la edad y comprensión del niño.

¿Cómo entender entonces la enseñanza de Familiaris consortio 37, de que la educación sexual debe realizarse bajo el control de los padres, tanto en casa como en la escuela? En primer lugar, esta enseñanza no debe entenderse como una puerta abierta a la educación sexual de cosas íntimas en el ámbito de una clase. Sería absurdo pensar que una exhortación apostólica como la Familiaris consortio fuera a ir en contra de una prohibición de Pío XI, que se encuentra en un documento de mayor autoridad magisterial, como lo es su encíclica Divini illius magistri. La referencia a la escuela, por parte de Juan Pablo II, se refiere a la cooperación que ésta debe darle a los padres en esta delicada tarea, y nunca a su sustitución, como ya se indicó anteriormente al explicar el principio de subsidiaridad aplicado a la escuela en relación con los padres.

Pero, ¿de qué cooperación se trata? En primer lugar, tratándose de la escuela católica, ésta tiene el deber de enseñar la moral sexual, como parte integral de la enseñanza religiosa. De esta forma la escuela católica estaría ayudando a los padres a cumplir lo que les enseña la Familiaris consortio cuando dice: "Por los vínculos estrechos que hay entre la dimensión sexual de la persona y sus valores éticos, esta educación debe llevar a los hijos a conocer y estimar las normas morales como garantía necesaria y preciosa para un crecimiento personal y responsable de la sexualidad humana. Por esto la Iglesia se opone firmemente a un sistema de información sexual separado de los principios morales y tan frecuentemente difundido, el cual no sería más que una introducción a la experiencia del placer y un estímulo que lleva a perder la serenidad, abriendo el camino al vicio desde los años de la inocencia."10

En segundo lugar, la escuela católica también debe ayudar a los padres propiciando el diálogo y la cooperación entre padres y maestros. De esta forma los maestros pueden ayudar a los padres, sobre todo cuando sus hijos tienen necesidades especiales. Es muy importante que los maestros promuevan entre sus alumnos la importancia de una buena relación con sus padres. Después de todo, a nivel emocional, la mejor arma de un joven contra la promiscuidad, es el amor de sus padres. "Es necesario que los padres cooperen estrechamente con los maestros de las escuelas..., los profesores, a su vez,..., han de trabajar muy unidos con los padres, a quienes deben escuchar de buen grado, y cuyas asociaciones o reuniones deben organizarse y ser muy apreciadas."11

En este contexto, la autoridad de la escuela católica, sobre todo la autoridad eclesiástica, (por ejemplo, el párroco, en el caso de una escuela parroquial), puede ayudar mucho a aquellos padres que lo necesiten, proporcionándoles una adecuada formación religiosa y moral (el nuevo catecismo sería de mucha importancia en esto) e información en materia sexual (sobre las enfermedades de transmisión sexual, los daños de los anticonceptivos, etc.), para que los padres a su vez, según su discreción, estén mejor preparados a la hora de educar a sus hijos en esta materia tan delicada.

En tercer lugar, la escuela católica o la parroquia pueden organizar, en cooperación con los padres y bajo su control, seminarios o jornadas educativas extracurriculares sobre el respeto a la vida y la castidad para jóvenes de secundaria en adelante. Por medio de charlas, videos, etc., en este tipo de actividades se pueden enseñar los valores del auténtico amor humano, sobre todo la amistad, la familia, el matrimonio y la vocación religiosa. Al mismo tiempo y de forma prudente, es decir, utilizando un lenguage respetuoso y sin entrar en detalles ni exposiciones explícitas (y mucho menos eróticas) de ningún tipo (ni visual, ni verbal, etc.) sobre órganos o funciones sexuales, se puede incluir una denuncia del mito de las "relaciones sexuales sin riesgo", alertando de forma general sobre los peligros de las enfermedades de transmisión sexual y los daños e ineficacia de los anticonceptivos y el preservativo. De la misma forma se les puede mostrar a los estudiantes la belleza de la transmisión de la vida. Sin embargo, el objetivo más importante en todo esto, es que los jóvenes conozcan la doctrina moral de la Iglesia sobre la sexualidad humana, sobre por qué las relaciones sexuales fuera del matrimonio constituyen materia de pecado grave y por qué el matrimonio es el único contexto adecuado para la expresión física del amor conyugal.

Dejando a los padres la información respetuosa sobre cuestiones más íntimas para ser tratadas en casa con sus hijos a partir de la adolescencia, de forma individual, adaptada a las condiciones de cada hijo y con el padre del mismo sexo; la escuela puede, a través las estas actividades antes mencionadas, prestar una gran ayuda a los padres y a sus hijos en la difícil pero importante tarea de la educación sexual, o mejor aún, de la educación en el auténtico amor humano y en la castidad.12

Notas: 1. Concilio Vaticano II, Declaración "Gravissimun educationis", sobre la educación cristiana de la juventud, número 1, 28 de octubre de 1965. De ahora en adelante citada como GE, seguida del número correspondiente. 2. Juan Pablo II, Exhortación apostólica "Familiaris consortio", sobre la misión de la familia cristiana en el mundo actual, número 37, 22 de noviembre de 1981. De ahora en adelante citada como FC, seguida del número correspondiente. 3. Ibíd. 4. Ibíd. 5. Ibíd. 6. Ibíd. 7. GE 3. 8. Pío XI, Encíclica "Divini illius magistri", sobre la educación cristiana de la juventud, número 20, 31 de diciembre de 1929. 9. Ibíd. 10. FC 37. 11. Código de Derecho Canónico, canon número 796, artículo 2, 25 de enero de 1983. 12. Cuando utilizamos los términos "educación para el amor" o "educación para la castidad" no nos estamos refiriendo a ciertos programas que se están utilizando hoy en día en no pocas escuelas católicas en los EE.UU. y que utilizan estos mismos términos. Lamentablemente dichos programas adolecen de por lo menos algunos de los problemas mencionados en este artículo. (Si desea saber sobre estos programas, coonsulte el artículo titulado "La influencia de Kinsey en las escuelas católicas de los EE.UU.", publicado en nuestro boletín bimensual Escoge la Vida, en el número de enero-febrero de 1995, p. 5 o, diríjase a Vida Humana Internacional y con muchísimo gusto le daremos más información al respecto.) Los términos "educación para el amor" o "educación para la castidad" deben entenderse según la enseñanza de la Iglesia, la cual hemos explicado en este artículo.

Nota: El autor fue profesor de teología moral en el Seminario Regional San Vicente de Paúl en Boynton Beach, Florida, EE.UU. Actualmente es coordinador auxiliar para Latinoamérica de Vida Humana Internacional. Este artículo fue publicado por primera vez en el boletín bimensual Escoge la Vida de la misma institución, en el número de enero-febrero de 1996, pp. 5-6, 8.

 

Fuente: vidahumana.org
Por Adolfo J. Castañeda, S.T.L.

Síganos:

Publicidad Adslivemedia.com
(¿Qué es esto? / Reportar anuncio inadecuado)

Católico al día

Suscríbase al podcastPunto de Vista

La falsa separación entre Iglesia y estado

Punto de Vista
Fecha

Suscríbase al podcastEvangelio del día

Mateo 20,20-28

Evangelio
Fecha
25/07/14
24/07/14
23/07/14

Suscríbase al podcastHomilía del día

Mateo 20,20-28

Homilía
Fecha
25/07/14
24/07/14
23/07/14

Las más populares