Beato Columbe Marmion

Nació en Dublim (Irlanda), el día 1 de Abril de 1858, de padre irlandés y madre francesa. Tres de sus hermanas se consagraron a Dios en una Congregación Religiosa llamada “Hermanas de la Misericordia”.

Ingreso en el Seminario diocesano de Dublim a los dieciséis años, y terminó sus estudios de teología en el Colegio “de Propaganda Fide", en Roma; fue ordenado sacerdote el 16 de Junio de 1881.

Soñaba ser monje misionero en Australia, más se dejo cautivar por la atmósfera litúrgica de la nueva Abadía de Maredsous, que había sido fundada en Bélgica en 1872, donde fue a visitar a un compañero de estudios antes de regresar a Irlanda. Quiso ingresar a este monasterio, más su Obispo le pidió que esperase algún tiempo.

En su ministerio sacerdotal, de 1881 a 1886, conservó el celo pastoral de misionero desempeñando varias funciones: Vicario en Dundrum, profesor en el Seminario Mayor de Clonliffe, capellán de un convento de monjas redentoristas y de una cárcel de mujeres. Más su gran deseo se torna en ser monje benedictino, cuyo permiso le fue dado solo en 1896 para ingresar en la Abadía de Maredsous en la diócesis de Namur (Bélgica). Su noviciado entre monjes más jóvenes fue difícil, pues tuvo que cambiar de costumbres, cultura y lengua; entre tanto, se esforzó en la formación de la disciplina onomástica y así pudo emitir los votos solemnes el día 10 de Febrero de 1891. A partir de ese momento vivió intensamente el espíritu monástico benedictino y su influencia espiritual alcanzó sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos, orientándolos para una vivencia cristiana a través de sus escritos ("Cristo, vida del alma", "Cristo en sus misterios " y "Cristo, ideal del monje "), de los retiros y de la dirección espiritual. Ejerció cargos importantes, como Director espiritual, Profesor y Prior de la Abadía de Mont-César, en Lovaina, y 3° Abad de Maredsous.

Cuando falleció, el 30 de Enero de 1923, victima de una epidemia de gripe, muchos de sus compañeros lo consideraban un santo y maestro de vida espiritual.

Comentarios