Un misionero periodista explica el Islam

El P. Bernardo Cervellera es un sacerdote que une una amplia experiencia misionera que, como director de la Agencia Fides, ha puesto al servicio de la información. El sacerdote italiano introdujo un amplio dossier sobre el Islam en el mundo con un editorial cuyas partes principales recogemos aquí.

Después de la masacre en la iglesia de Santo Domingo en Bahawalpur (Pakistán), el pasado 28 de octubre, ha aumentado en todo el mundo el interés por comprender y solidarizar con los sufrimientos de los cristianos que viven en ambiente islámico. Ha habido también quien, partiendo de la masacre, ha tratado de justificar una convivencia imposible de cristianos y musulmanes.

El intento de transformar el conflicto en curso en Afganistán en un conflicto religioso está presente en ambos bandos, la tentación de lanzar una "guerra contra el Islam" aparece aquí y allí en el mundo occidental. Desde sus escondites en Afganistán, Osama Bin Laden lanza sus mensajes e impulsa a los musulmanes a una solidaridad del terror, pidiendo precisamente contrastar la "cruzada" de los cristianos y de los colonialistas occidentales contra el Islam.

El obispo de Multan, Mons. Andrew Francis desafía tales interpretaciones. Hijo de una Iglesia presente en Pakistán antes de la difusión del Islam, muestra que la masacre de Bahawalpur hizo emerger la solidaridad de las comunidades musulmanas hacia los cristianos. Al mismo tiempo, habla de la contribución y del testimonio que los cristianos quieren continuar dando en la sociedad pakistana, también hacia la marea de prófugos afganos que, en busca de paz, hace años que se malviven en los campos de refugiados.

El llamado del Papa

Pero, sobre todas, la más autorizada, se alza la voz del Papa Juan Pablo IIque, el 9 de noviembre, en su discurso a los miembros del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, condenó la violencia y el terrorismo como "falsa religión". Y subrayó: "se ha dicho que asistimos a un auténtico enfrentamiento de religiones. Sin embargo, como he afirmado ya en numerosas ocasiones, esto significaría falsificar la religión misma. Los creyentes saben que, lejos de hacer el mal, están obligados a hacer el bien, a trabajar para aliviar el sufrimiento humano, a edificar juntos un mundo justo y armonioso".

El Papa volvió a recordar el 9 de noviembre que "es imperativo que la comunidad internacional promueva buenas relaciones entre personas pertenecientes a diversas tradiciones étnicas y religiosas".

Las dificultades reales

Dicho esto, no se pueden ocultar las dificultades y los sofocamientos que las comunidades cristianas sufren en los países de mayoría islámica. Las fichas preparadas sobre los países africanos y asiáticos ofrecen un cuadro exhaustivo. Como muestra la intervención magistral del P. Samir Khalil Samir, estas dificultades son específicamente problemas de libertad religiosa:

  • La tentación del Islam de ser omnicomprensivo (religión-sociedad-política) y de marginar social y políticamente a las minorías cristianas y no;

  • El rechazo de respetar la libertad de conciencia, reconociendo al individuo la posibilidad de cambiar de religión. Este último aspecto es dolorosísimo no sólo para los cristianos, sino para los mismos musulmanes.

Las dificultades del diálogo

Con todo eso, aunque en muchos cristianos exista la tentación -o la necesidad- de emigrar, la mayoría de los cristianos quiere continuar testimoniando su fe y el diálogo.

Los testimonios de los cristianos en Pakistán y en las Molucas hablan de esta voluntad de sembrar con lágrimas. Los obispos de Pakistán han dicho que "el sacrificio de los mártires de Bahawalpur no será inútil" y que su sangre podrá "lavar el odio y la violencia de los corazones".

En las Molucas, después de dos años de violencias, cristianos y musulmanes trabajan por la reconciliación partiendo del mundo de la escuela y de las universidades. Este aspecto es fundamental. Los talibanes de Osama Bin Laden han apostado mucho por la formación de los jóvenes. Durante años, decenas de miles de jóvenes afganos, pakistanos y de otros países islámicos han recibido gratuitamente en las madrassas (escuelas) de la frontera pakistana, alimentos, alojamiento, cursos universitarios, entrenamiento militar.

Para transformar la "guerra de civilizaciones" en "diálogo entre civilizaciones" es necesario que la comunidad internacional no invierta sólo en oleoductos, arsenales militares y libertad de comercio, sino también en educación, para desconectar ese vivero de terrorismo que es la pobreza y la desesperación de mucha juventud en los países pobres.

Los musulmanes en países cristianos

Una última palabra sobre la presencia de musulmanes en los países de mayoría cristiana: Los gobiernos occidentales -y quizás también algunas franjas de la Iglesia católica- redujeron siempre el problema de la emigración musulmana a Europa a un hecho puramente económico o de generosidad hacia los pobres. Nunca se sacó a la luz que la inmigración es una cuestión de diálogo entre culturas y religiones. Ésta debe ser preparada y aclarada, pues, en el extranjero y en los países anfitriones para que la hospitalidad de otra cultura y religión no sofoque la cultura anfitriona. Es necesario, pues, que los gobiernos creen estructuras para la integración cultural, pero es necesario también que los occidentales y los cristianos no olviden testimoniar las raíces religiosas de su cultura, de su empeño y de su trabajo, incluido ese en favor de los musulmanes.

Comentarios