Cargando...

No asumir responsabilidades

Por Jorge Mazzinghi, 
especialista en derecho de familia

La tendencia a no asumir responsabilidades incide en la decisión de postergar o de eludir la celebración del matrimonio, que implica, de por sí, varios y significativos compromisos.

Ello ocurre aunque el matrimonio se haya aligerado, con la fácil disolución, la exclusión de la prole y otras desfiguraciones que lo apartan de su esencia.

La ley ha igualado absolutamente los derechos y deberes de los hijos nacidos dentro y fuera del matrimonio. Legalmente son enteramente iguales. Lamentablemente no lo son en los hechos.

Y no lo son porque la mayoría de los hijos nacidos fuera del matrimonio están destinados a crecer en lo que se ha dado en llamar "familias monoparentales", vale decir, un núcleo que reúne a la madre (en la inmensa mayoría de los casos) y uno o más hijos. Falta la figura paterna, indispensable para integrar la visión cabal del ser humano, que el niño se forma en sus años iniciales.

Las dudosas identidades sexuales, la tendencia a sucumbir frente a las tentaciones -droga, promiscuidad, alcohol- proliferan entre quienes han nacido y crecido sin padre.

Y la consecuencia de ello no es sólo individual sino que es asimismo negativa para la sociedad, porque los hijos crecidos en tales condiciones, suelen aportar una contribución decisiva a la difusión de la violencia y el delito.

No se trata, pues, de elaborar un estatuto para los concubinos, ni de buscar soluciones legales conformistas que, en definitiva, a nada conducen.

Devolver al matrimonio su respetabilidad, adecuándolo a la dignidad que le compete en el orden natural es un camino arduo y escarpado, pero el único que puede dar respuesta al lamentable fenómeno de los hijos sin padre. (c) Copyright 1998 Clarín Digital. All rights reserved

 

Comentarios

Mensaje del Papa Francisco para Cuaresma 2017
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

El blog de Mons. José Gómez
Cara a cara con Alejandro Bermúdez