21 de septiembre de 2017 9:29 pm

VIDEO: Una obra de misericordia que responde al desafío de la inmigración en Chile

POR GISELLE VARGAS | ACI Prensa

Chile se ha transformado en uno de los principales destinos de las migraciones latinoamericanas por razones humanitarias. Como respuesta a este fenómeno, algunas parroquias han desarrollado proyectos de acogida y enseñanza del español, las primeras barreras que enfrentan los extranjeros haitianos en su llegada al país.

Condiciones de hacinamiento, el creole (un idioma distinto al español), una lenta normativa migratoria y como consecuencia una difícil búsqueda laboral, son algunos de los obstáculos de quienes dejan Haití para buscar seguridad, desarrollo y dignidad.

Con ese diagnóstico, el P. Juan Carlos Cortés, Párroco de San Saturnino en el popular barrio Yungay, Santiago, comenzó el 7 de mayo de 2016 en el marco del Año de la Misericordia, a dar desayunos y clases de español a tres haitianos. Al término del mes y con el apoyo de la pastoral de acogida de la parroquia, el número aumentó a 50.

“Inicié sin saber creole, ni francés, solo en el lenguaje de la caridad y el amor. A señas, tratando de hacerlos entender las cosas básicas”, explicó el sacerdote a ACI Prensa.

Con la llegada del frío invierno y la estrechez del salón parroquial, que servía de salón de clases, la comunidad se dio cuenta que debían crecer y mejorar la ayuda a través de la profesionalización, la búsqueda de financiamiento y de apoyo externo.

Así, en junio de 2017, el gesto de caridad iniciado por un pequeño grupo de fieles se transformó en la Fundación Frè que significa “Hermanos". Con este nombre, continúan los desayunos, las clases de español, asesorías jurídicas y capacitación laboral.

“Hoy la fundación Frè con ese mismo espíritu amateur de la pastoral, con ese cariño y esa acogida, ha llevado esto a otro nivel que tiene que ver con generar mecanismo de inclusión social, con generar este cambio cultural”, manifestó José María del Pino, director de Fundación Frè.

“Tenemos que entender que hoy día Chile está recibiendo dos flujos migratorios importantes Venezuela y Haití, y ambos son casos de migración forzada por razones humanitarias. Ahí sobre todos los cristianos tenemos algo que hacer, no podemos hacernos los ciegos frente a esa realidad”.

La Fundación Frè, organización laica y abierta para todo inmigrante, continúa su labor caritativa de martes a sábado de la mano de 95 voluntarios activos.

Recibe en promedio 200 haitianos a diario, siempre con el espíritu de acogida y el “lenguaje del amor” que debe ser la fuente de toda acción de misericordia.

El P. Cortés explicó que el trabajo con los inmigrantes es manifestación “del rostro de la Iglesia. La Iglesia es por esencia misericordiosa, porque por esencia es presencia de Dios y Dios es misericordioso”.

También, destacó las palabras del Papa Francisco para la 104 Jornada de Migrantes y Refugiados que “habla de acoger, de proteger, habla de integrar, habla de interculturalidad. Le habla  los gobiernos pero, le habla especialmente a los católicos y a los cristianos: Cómo somos responsables de dignificar a los hermanos”.

José Vidal, voluntario que da clases de español, expresó que "ha sido una experiencia bastante enriquecedora porque uno se da cuenta lo buenos que son, son muy humildes y sanos de mente, son aplicados y quieren aprender”.

A su turno, Yanina Dominguez, voluntaria que da desayunos hace un año y medio, manifestó que para acoger al hermano inmigrante basta con "abrir el corazón" y "darnos la posibilidad de conocerlos".

"Son personas maravillosas que solo vienen a buscar una oportunidad a Chile", aseguró.

Wilguis Adolphe es un haitiano que llegó el 31 de diciembre de 2016 a Chile. Explicó que busca "una vida diferente, una mejor vida" y en ese proceso la Fundación Frè ha sido una ayuda fundamental.

Aprendió a hablar español y encontró un trabajo. Sin embargo, hace una dura crítica a la política migratoria que "hace todo más difícil".

Wilguis es católico y asiste a la parroquia todos los domingos. Desde su experiencia agradecida con Dios manifestó a quienes viven una situación de inmigración que "deben tener mucha paciencia" porque "con paciencia llegará todo y con Dios adelante todo será fácil".

También te puede interesar:

Etiquetas: sacerdote, Chile, laicos, inmigrantes, Haití, Fundación Frè

Comentarios