Cargando...

VIDEO: ¿Santa Teresita de Lisieux envió estas rosas al Papa Francisco en México?

El Papa rompe el protocolo y saluda a Monjitas de la Visitación

El #PapaFrancisco rompe el protocolo, se detiene a plena calle al ver a las Monjitas de la Visitación, religiosas de clausura, las saluda, las bendice y la gente enloquece de emoción

Posted by Yo Influyo on Sunday, February 14, 2016

MÉXICO D.F., 15 Feb. 16 / 07:30 am (ACI).- El Papa Francisco hizo una parada sorpresa en un monasterio de clausura en la mañana del domingo y recibió un regalo singular: un enorme ramo de rosas blancas. ¿Acaso fue una señal celestial?

Hace un año, cuando el Papa Francisco viajó a Filipinas, reveló que antes de cada viaje o ante una preocupación suele pedir "una rosa" a Santa Teresita de Lisieux, a quien tiene especial devoción.

“Cuando no sé cómo irán las cosas, tengo la costumbre de pedir a Santa Teresa del Niño Jesús, que lleve el problema en sus manos, y que me envíe una rosa”, explicó el Pontífice a los periodistas en enero de 2015.

Las rosas que recibió en México tienen una historia especial. Su visita al monasterio no estaba en agenda y las religiosas no lo esperaban. A las monjas de la orden de la Visitación de Santa María, las religiosas de clausura con más novicias de todo México, les avisaron unos minutos antes que el Papa pasaría por la puerta de su convento camino a Ecatepec. No sabían que se detendría a saludarlas.

En este monasterio viven unas 50 religiosas de distintas edades. La última vez que todas salieron fue para acudir a votar en los elecciones generales de México. Cuando en el año 2002, San Juan Pablo II visitó el país también pasó por el monasterio pero no se detuvo y pensaron que esta vez ocurriría lo mismo.

"Fue algo realmente excepcional porque nunca salimos. Fue una gracia muy grande poder tener en la puerta de nuestro monasterio la visita del Papa. La gente nos dijo que había salido de la Nunciatura. Nos avisaron que pasaría por la calle y del Estado Mayor nos dijeron que si gustábamos abriéramos la puerta por si acaso", contó a ACI Prensa vía telefónica una de las religiosas que mantuvo su nombre en reserva por respeto a su clausura.

¿Y las rosas?

Las religiosas no tenían nada preparado para saludar al Papa. "Una de las personas que viene a Misa todos los días nos trajo esas rosas blancas hoy. Siempre viene gente a regalarnos cosas, y las íbamos a poner a Nuestro Señor. En ese momento, por casualidad, nuestra madre superiora las tenía en sus manos y cuando tuvo al frente al Papa simplemente le nació regalárselas".

Las religiosas no conocían la historia del Papa y las rosas de Santa Teresita de Lisieux. Se sorprendieron al escuchar el relato de ACI Prensa.

El Papa dedicó varios minutos a saludar a todas las religiosas. "A la madre superiora le dijo que era una gran bendición que diéramos la vida y que rezáramos por la iglesia y por él".

El Santo Padre bendijo a las religiosas más ancianas y luego se acercó a las novicias. "Les pidió que aprendieran de las mayores a ser fieles. Después nos dijo que no nos olvidáramos de rezar por él y nos impartió la bendición".

Para esta religiosa, el providencial encuentro con el Papa ha sido una confirmación de su vocación. "Vale la pena sacrificar la vida, no estar en las cosas del mundo, sacrificarse en el claustro. El Papa se detuvo con nosotras, nos invitó a valorar nuestra vida, nuestra tradición, lo que son las monjas contemplativas y nos exhortó a la fidelidad".

"Acaba de terminar el Año de la Vida Consagrada y uno mira cómo la Iglesia espera tanto de nosotras. Él vino a reiterarlo con su visita".

La inesperada visita del Papa, "nos obliga mucho más a rezar, a insistir en nuestra oración, en nuestra entrega día a día, en nuestra vida oculta para que la Iglesia tenga vida y bendiga a nuestro Santo Padre".

La Orden de la Visitación de Santa María es un instituto religioso de vida contemplativa fundado por San Francisco de Sales y Santa Juana Francisca Frémyot de Chantal en 1610 en Francia.

En este monasterio hay religiosas provenientes de todo el país. "Cuando se fue el Papa, regresamos al claustro y nos reunimos a cantar un Te Deum en acción de gracias por esta visita. Rezamos una Salve por el viaje del Papa a México y cantamos un Magnificat por la bendición que significó para nuestra orden, ya que aunque fue solo en este monasterio la bendición es para todas las comunidades".

Hay unos 90 monasterios de la Visitación en todo el mundo. En México hay ocho conventos.

También te puede interesar:

Etiquetas: Papa Francisco, Anécdotas del Papa Francisco, Viaje del Papa Francisco a México, #PapaenCDmx

Comentarios

Síguenos:

Actividad reciente: