En el marco del debate sobre la ley del aborto en Chile, el Arzobispo Emérito de Madrid y miembro de la Real Academia de Doctores de España, Cardenal Antonio María Rouco Varela, señaló que los católicos tienen que expresar su opinión sobre temas públicos como la defensa de la vida, en el contexto de un Estado que se define como democrático.

El Cardenal, que estuvo de visita por Chile, expuso sobre la familia en el contexto del próximo Sínodo sobre la Familia que se realizará en Roma en octubre de este año.

Así, frente a la actual discusión sobre despenalización de aborto en este país, el Cardenal Rouco fue enfático en señalar que “el don de la vida es un don precioso” y que “los católicos tienen que expresar su opinión, manifestarla y articularla dentro de las reglas y el contexto de un Estado que se define como democrático, que quiere ser un estado de derecho y donde efectivamente la opinión pública pesa sobre la marcha de los asuntos públicos”.

Asimismo, señaló que en este momento “urge” anunciar y testimoniar “el Evangelio de la familia junto con el Evangelio de la vida, frente a una concepción del matrimonio y la familia puramente instrumental, egoísta, que no pasa de la epidermis del hombre y de la mujer, y que apunta a vivir el matrimonio más o menos como un pasatiempo”.

El Arzobispo Emérito afirmó que el Sínodo de la Familia convocado por el Papa Francisco “demuestra que la sensibilidad del Papa en esto es la misma que la de sus predecesores y que se da cuenta de que estamos ante un problema crucial para la transmisión de la fe, para la vida del hombre, para la vida del mundo y para la salvación”.