11 de agosto de 2003 - 2:12 PM

Vida contemplativa sigue siendo respuesta al mundo, dice el Papa al conmemorar a Santa Clara

Redacción ACI Prensa

Vida contemplativa sigue siendo respuesta al mundo, dice el Papa al conmemorar a Santa Clara

En un mensaje enviado a las Clarisas de los cinco continentes con ocasión del 750° aniversario de la muerte de Santa Clara de Asís, el Papa Juan Pablo II, invitó a las religiosas contemplativas a ofrecer una respuesta de conversión a las necesidades del mundo actual. La carta del Pontífice recuerda extensamente la vida de la santa que “nos exhorta a todos a comprender siempre más profundamente el valor de la vocación, que es un Don de Dios que debe hacerse fructificar”.

"Clara percibía su vocación como un llamado a vivir siguiendo el ejemplo de María, que ofreció su propia virginidad a la acción del Espíritu Santo para convertirse en Madre de Cristo y de su Cuerpo mí”; escribe también el Pontífice, al recordar que “la figura de María acompañó el camino vocacional de la Santa de Asís hasta el final de su vida”.

El Papa recuerda también que “la mirada de Clara permaneció hasta el final fija en el Hijo de Dios, cuyos misterios contemplaba sin cesar”; pero especialmente “se sumergía en la meditación de la Pasión, contemplando el misterio de Cristo, que desde lo alto de la Cruz la llamaba y la atraía”.

Luego de elogiar las virtudes de caridad y amor fraterno que Santa Clara imprimió a los monasterios de su fundación, la carta del Papa señala que “Clara conserva su fascinación espiritual y su riqueza teológica” después de 750 años, especialmente por “la perfecta consonancia de valores humanos y cristianos, la sabia armonía de ardor contemplativo y de rigor evangélico”.

Juan Pablo II señaló además que la vocación clarisa es “un carisma que se caracteriza, ante todo, como una llamada a vivir según la perfección de Santo Evangelio, con una decidida referencia a Cristo, como único y verdadero programa de vida”.

“¿No es éste un desafío para los hombres y mujeres de hoy? Es una propuesta alternativa a la insatisfacción y a la superficialidad del mundo contemporáneo, que frecuentemente parece haber perdido su propia identidad, porque ya no reconoce el haber sido generado por el Amor de Dios”, agregó el Papa.

“Ante la necesidad –escribe también el Santo Padre- de un renovado compromiso de santidad, Santa Clara ofrece un ejemplo de aquella pedagogía de la santidad que, alimentándose de una incesante oración, lleva a convertirse en contempladores del Rostro de Dios, abriendo de par en par el corazón al Espíritu del Señor, que trasforma toda la persona, mente, corazón y acciones, según las exigencias del Evangelio.

El Pontífice auguró finalmente que los monasterios de las Clarisas en el mundo “sigan ofreciendo a la difundida exigencia de espiritualidad y de oración del mundo moderno la propuesta exigente de una plena y auténtica experiencia de Dios, Uno y Trino, que se convierta en irradiación de su presencia de amor y salvación”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios