Sigue controversia

Vaticano pide cambios a programa pastoral de Diócesis de Chiapas

VATICANO/MÉXICO DF, 23 Ene. 07 / 12:26 pm (ACI).- En la tercera carta que envía a la Diócesis de San Cristóbal de las Casas en 14 meses, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos pidió la corrección de un controvertido punto del plan pastoral de la diócesis Chapaneca, un punto que su Obispo, Mons. Felipe Arizmendi Esquivel, señala ya haber corregido.

La carta firmada por el Cardenal Francis Arinze, Prefecto del Dicasterio y fechada el 26 de septiembre de 2006, fue hecha pública esta semana en el boletín oficial “Notitiae” de la Congregación y recogida por la agencia NOTIMEX.

En la carta, el Cardenal Arinze señala al Obispo Arizmendi que “la redacción hecha el 25 de julio de 2004 del N 58 del 'Plan Diocesano Pastoral' sobre la Ordenación presbiteral de diáconos indígenas casados, que la Congregación para la Doctrina de la Fe considera inadmisible, exigiendo una nueva redacción. Por tal razón el citado N 58 que literalmente dice 'escuchar con atención y discernir la solicitud de algunas comunidades para que diáconos indígenas casados puedan ser admitidos a la ordenación sacerdotal, previa formación conveniente, dispuestos a asumir la decisión de la Santa Sede' queda suprimido”, dice la carta.

El texto del Cardenal Arinze a Mons. Arizmendi agrega además que “se tiene que realizar por tanto una nueva redacción en conformidad con cuanto decidido en la última Reunión Interdicasterial del 1 de octubre de 2005”.

La carta agrega luego que el "Directorio para el diaconado permanente", que la Congregación para la Doctrina de la fe ha revisado, contiene "graves ambigüedades doctrinales y pastorales”.

"Por esta razón -sigue la carta- hasta que no sea nuevamente redactado, según los criterios de la Santa Sede y sometido a la revisión de la Congregación para la Doctrina de la Fe, queda suspendido y sin posibilidad de aplicación en la Diócesis”.

El documento del Dicasterio concluye destacando que ni el N 58 del Plan Pastoral, ni el Directorio diocesano para el diaconado permanente tienen vigencia y “no pueden ser utilizados hasta que no sean aprobados por la Santa Sede”.

Responde Mons. Arizmendi

Por su parte, Mons. Felipe Arizmendi  respondió, en una entrevista concedida al diario “La Jornada”, que “desde hace más de un año hicimos la corrección del número 58 de nuestro plan, para evitar interpretaciones que no estaban en nuestra mente, (porque) nunca impulsamos el sacerdocio de hombres casados”.

“En San Cristóbal de las Casas estamos en plena comunión con el Papa y sus colaboradores, dispuestos siempre a obedecer, pero con la obligación de dialogar y clarificar lo conveniente, y así evitar interpretaciones que no corresponden a nuestra realidad”, agregó.

Según el Prelado, él está “convencido de la bondad del celibato para el sacerdocio en la Iglesia latina, pero no podemos dejar de escuchar las voces que se oyen en sentido contrario, no sólo entre nosotros, sino en la Iglesia universal”.

Mons. Arizmendi señaló que “en el Sínodo de Obispos de todo el mundo, efectuado en Roma a finales de 2005, varios obispos pidieron que se examinara ese asunto, aunque la mayoría opinó que todo debía seguir igual”.

“No se prohibió hablar sobre el tema, pero la decisión fue que se continuara exigiendo el celibato a quienes sean llamados al sacerdocio, y yo estoy plenamente de acuerdo con ello”, concluyó.

Comentarios