Unidad de España es un bien común que debe ser protegido, recuerda Obispo

Por Blanca Ruiz

Mons Juan Antonio Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares (España). Foto: HO.
Mons Juan Antonio Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares (España). Foto: HO.

MADRID, 06 Oct. 17 / 11:01 am (ACI).- El Obispo de Alcalá de Henares (España), Mons. Juan Antonio Reig Pla, pidió rezar por la unidad de España, algo que calificó como “un bien común alcanzado por todo el patrimonio de generaciones en las que no han faltado los mártires y los santos que iluminan siempre el camino de nuestra historia”.

Mons. Reig Pla manifestó en una carta pastoral que está viviendo estos días “difíciles” de la unidad de España “con dolor, pero también con esperanza” ya que, según afirma, actualmente se encuentran comprometidas “la paz, la justicia y la verdad, y con ellas el bien y la comunión fraternal en nuestra Patria, España”.

Por eso, el Obispo animó a “escuchar la voz de Jesucristo, el Señor, que nos invita a edificar la comunión entre los españoles: Amaos los unos a los otros como yo os he amado. Este mandato del Señor debe inspirar siempre toda la misión de la Iglesia Católica”.

En su carta, el Prelado aseguró que los católicos “no podemos admitir un concepto negativo de la libertad que rompe todos los vínculos” y alertó ante expresiones como “el llamado ‘derecho a decidir’” o afirmaciones como “se ha de otorgar soberanía a la voluntad humana sobre cualquier otra consideración física”.

Esas expresiones, según apuntó el Obispo, justifican desde hace años “la anticoncepción, el aborto o la eutanasia encubierta hasta la ruptura con Dios y su Iglesia, con la familia natural, con los conciudadanos, con la Patria e incluso con el propio cuerpo. Todo esto está en la misma ‘lógica’ de una libertad arbitraria al margen de la verdad y del bien”.

De esta manera, Mons. Reig Pla aseguró que “los católicos afirmamos un concepto de libertad que sirve a la verdad y al bien y que es camino de comunión” y que sin ella, “todo sistema político decae”.

Por eso, el Obispo insistió en que “si queremos la verdadera unidad debemos rezar para que también así suceda en España” y apunta que “más allá de la legitimidad histórica y legal, la unidad de los españoles ha de ser considerada como un bien moral alcanzado por todo el patrimonio de generaciones en las que no han faltado los mártires y los santos que iluminan siempre el camino de nuestra historia”.

Mons. Reig Pla aseguró que la base doctrinal de este bien moral es “la sana laicidad”, que implica que “las realidades terrenas ciertamente gocen de una autonomía efectiva de la esfera eclesiástica, pero no del orden moral”.

Sin embargo, el Prelado apuntó que “en una sociedad secularizada, este orden moral ha quedado oscurecido. Sin el cristianismo España y Europa no tienen futuro”.

“La libertad, por tanto, debe estar al servicio del ‘bien común’ y no simplemente del interés particular o del llamado ‘interés general’”, subrayó el Obispo y precisó que “el “bien común” que habla de comunión está vinculado en nuestra Patria a los lazos familiares, religiosos, culturales, históricos, etc. que han hecho a España propagar la fe por los cinco continentes bajo el signo de la Cruz”.

Mons. Reig Pla recordó también las palabras de San Juan Pablo II durante su visita a España en 1984: “Quiero referir a España el grito que desde Compostela dirigí a Europa: “Sé tú misma. Descubre tus orígenes. Aviva tus raíces. Revive aquellos valores auténticos que hicieron gloriosa tu historia y benéfica tu presencia en los demás continentes”. Así encontrarás tu historia vertebrada. Podrás superarla con la debida apertura hacia metas más altas. Podrás avanzar hacia los desafíos del futuro, con savia vital, con creatividad renovada, sin rupturas ni fricciones en los espíritus. A la Virgen del Pilar, Patrona de la Hispanidad, confío estas intenciones, España, sus pueblos y cada uno de sus hijos”.

En su carta, el Obispo de Alcalá de Henares propuso reconstruir la comunión desde el perdón. “Cristo nos llama, como el Buen Samaritano, a curar las heridas, a recuperar la mirada fraterna, a reconocernos de nuevo como hermanos, a perdonarnos”, afirmó.

“El cuarto mandamiento de la Ley de Dios nos enseña que “el amor y el servicio de la patria forman parte del deber de gratitud y del orden de la caridad”, pero también “ilumina las demás relaciones en la sociedad”, aseguró el Prelado que invitó a reconocer en el prójimo “un hijo o una hija del que quiere ser llamado ‘Padre nuestro’”.

También recordó las palabras del Papa Pío XII: “España es hermosa, sí, en los mil dones con que la mano generosa del Creador la enriqueció (…) hermosa en sus sufrimientos, hermosa en sus empresas, hermosa en su historia. (…) España es mucho más hermosa en sus santos. Que nunca se apague esta llama en los pechos españoles, que viva y crezca este anhelo de santidad”.

“Por su parte, San Juan Pablo II recordaba que “decir España, es decir María. Es decir el Pilar, Covadonga, Aránzazu, Montserrat, Ujué, el Camino, Valvanera, Guadalupe, la Almudena, los Desamparados, Lluch, la Fuensanta, las Angustias, los Reyes, el Rocío, la Candelaria, el Pino”, aseguró el Obispo.

Pero pidió especialmente la protección de la Virgen “bajo la advocación de la Inmaculada Concepción y a Santiago Apóstol, Patronos de España, y a todos los mártires que derramaron su sangre por amor a Dios y a la Patria, les encomendamos a los españoles y a todas las autoridades de la Nación, para que trabajen, desde la verdad y el bien, por un futuro de amor, perdón, paz, justicia, unidad y prosperidad espiritual y material”.

Puede leer la carta íntegra AQUÍ.

También te puede interesar:

Etiquetas: Mons. Juan Antonio Reig Pla, Iglesia en España, Cataluña, independencia, independentismo, Unidad

Comentarios

Todos los mensajes del Papa en Colombia
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

El blog de Mons. José Gómez
Libros del padre José Antonio Fortea