27 de agosto de 2003 2:05 pm

Triunfo de la familia en Colombia: rechazan ley de uniones homosexuales

Redacción ACI Prensa

Triunfo de la familia en Colombia: rechazan ley de uniones homosexuales

En lo que ha constituido un contundente triunfo del matrimonio y la institución familiar, el día de ayer el Senado colombiano ordenó archivar el proyecto que buscaba el reconocimiento legal de las uniones de parejas homosexuales, sus efectos patrimoniales y otros derechos. La iniciativa de rechazo del proyecto llevada a cabo por un grupo de senadores encabezados por Enrique Gómez Hurtado logró un resultado de 63.2% a favor y 36.8% en contra.

El mencionado proyecto de ley constituía un ataque frontal contra la institución familiar y el bien común de la sociedad. Pretendía equiparar, de manera injusta, dos realidades totalmente diferentes: las uniones de parejas homosexuales y el vínculo matrimonial. Sus implicaciones iban más allá del ámbito jurídico, pues buscaba modificar los valores humanos fundamentales de la sociedad, siendo por ello las más afectadas las nuevas generaciones de ciudadanos.

El proyecto, que recibió el apoyo de ex-presidentes de la República miembros del partido liberal y senadores del mismo, quiso ser justificado con el argumento de que las uniones eran un hecho inevitable, lo que obligaba a su reconocimiento. Se apeló también a los derechos a la igualdad, a la no discriminación y a la libertad de asociación. Sin embargo, con estos mismos argumentos se podría justificar cualquier acción en contra de la vida, la familia y la sociedad como, por ejemplo, los actos terroristas, que son también un hecho insoslayable o los grupos al margen de la ley, cuyas acciones podrían ser vistas como expresiones del libre desarrollo de la personalidad o del derecho de asociación.

El proyecto de ley que promovía el “derecho” a heredar los bienes de la pareja, ingresar como beneficiario al régimen de seguridad social y recibir la pensión de sustitución tuvo el respaldo de sólo 32 legisladores, entre los que se contaban la mayoría liberal y el Polo Democrático Independiente. De los 102 senadores, sólo 87 estaban presentes durante la sesión y, de ellos, 55 votaron por archivar el proyecto.

Gómez Hurtado presentó la proposición de rechazo argumentando que “se trataba de un proyecto insensato, improcedente e inmoral porque iba en contra de la estabilidad familiar” y el derecho a la igualdad.

La propulsora del controvertido proyecto, la senadora liberal Piedad Córdoba, no conforme con las evidentes tendencias parlamentarias, anunció que presentará el proyecto por cuarta vez. “Dios no ha pedido desigualdad”, dijo en su acostumbrado tono vehemente.

Por su parte, el presidente del Partido Conservador, Carlos Holguín Sardi, aseguró que a los homosexuales se les respeta el derecho a la igualdad y el libre desarrollo de su personalidad observando, sin embargo, que otra cosa es establecerles un régimen especial por tener una determinada condición sexual.

Por el proyecto a favor de los homosexuales votaron: Álvaro Araújo, Édgar Artunduaga, Luis Carlos Avellaneda, Carlos Barragán, Jesús Bernal, Humberto Builes, Piedad Córdoba, Juan Fernando Cristo, Jaime Dussán, Carlos Gaviria, Guillermo Gaviria, Andrés González, Alejandro Guerra, Mauricio Jaramillo, Darío Martínez, María Isabel Mejía, Samuel Moreno, Emiliano Morillo, Rosemberg Pabón, Rafael Pardo Rueda, Antonio Peñaloza, Cilia Peñalver, Jesús Piñacué, Juan Carlos Restrepo, Jorge Robledo, Francisco Rojas Birry, Héctor Helí Rojas, Camilo Sánchez, Enrique Sosa, Efrén Tarapués, José Renán Trujillo y Germán Vargas Lleras.

Comentarios


FacebookTwitterWhatsAppGoogle+Email App