El Arzobispo de Thành-Phô Hô Chí Minh (Vietnam), Mons. Paul Bui Van Doc, expresó su satisfacción por la gran cantidad de seminaristas en esta nación asiática, que en 8 seminarios mayores superan actualmente los tres mil.
El Arzobispo vietnamita, uno de los 24 prelados que recibió el Palio el pasado 29 de junio de manos del Papa Francisco en Roma, explica a la agencia vaticana Fides que “si una familia es santa, es posible que allí surjan vocaciones”.
El Prelado, que es también Presidente de la Conferencia Episcopal de Vietnam, dijo que una pastoral familiar atenta, la oración y la calidad de la fe en las familias, son el secreto para mantener vivas las vocaciones al sacerdocio en el país.
El Arzobispo indicó que una prioridad para la iglesia local es la formación de sacerdotes y seminaristas que siguen siendo un número significativo: “tenemos en nuestro seminario mayor interdiocesano de Thành-Phô Hô Chí Minh a unos 250 seminaristas mayores. Las vocaciones están floreciendo”.
“En todo el país hay 8 seminarios mayores con más de 3.000 candidatos, entre diocesanos y religiosos. Sin embargo, la formación de los jóvenes es ahora más difícil por la influencia de una cultura de la secularización, del materialismo práctico, de una mentalidad individualista que es más insidiosa que el ateísmo de estado”.
En la raíz de las vocaciones, dice el Prelado vietnamita, está “la vida de las familias cristianas, que todavía tiene una buena calidad de fe y testimonio. Por ello la pastoral familiar es muy importante: la familia es la cuna de las vocaciones, si hay familias santas, tendremos más sacerdotes. A nivel diocesano, pero también de la Conferencia Episcopal, ponemos gran énfasis en la pastoral familiar”.

Más en Mundo

Entre las nuevas urgencias pastorales de la Iglesia local hoy está el apostolado hacia los migrantes internos, dado el desplazamiento masivo de personas del campo a las grandes ciudades. “En una ciudad de 7 millones de habitantes como Hô Chí Minh Ville, han llegado otros dos millones, de los cuales 200 mil católicos que necesitan de todo. Gracias a Caritas, tratamos de coordinar todos los componentes de la Iglesia local, como las congregaciones religiosas, parroquias, movimientos laicales, para ayudar a estos hermanos y hermanas”.
“La Iglesia en Vietnam - concluye el Arzobispo - sigue demostrando una gran atención hacia los pobres y marginados, como testimonio del amor de Cristo y como un signo de cuidado del bien común de la sociedad”.
Sobre el Palio que recibió el 29 de junio de manos del Santo Padre, el Prelado dijo que “ha sido un momento muy importante y muy emocionante. El Papa Francisco es muy querido por los católicos en Vietnam y apreciado incluso por los no cristianos”.
“En Vietnam, su predicación llega gracias a los medios de comunicación y las redes sociales. Incluso la prensa controlada por el régimen comunista habla bien de él. Gusta su sonrisa, su manera de actuar y de hablar, su predilección por los pobres. Esperamos que este aprecio puede tener una influencia positiva en las relaciones entre Vietnam y la Santa Sede y pueda alcanzar pronto el establecimiento de relaciones diplomáticas plenas y oficiales”.
En junio del año pasado se reunió en Roma el grupo de trabajo mixto entre Vietnam y la Santa Sede, luego de la cual el Vaticano reconoció que las relaciones entre ambos estados “han progresado”.
“La Santa Sede ha evidenciado el deseo de desarrollar posteriormente las relaciones entre Vietnam y la Santa Sede y ha subrayado la necesidad de contar lo antes posible con un representante pontificio residente en ese país, en beneficio de todos los interesados”, indicaba un documento.

(El artículo continúa después)