22 de junio de 2009 9:27 am

Trabajar para encontrar nuevos canales de anuncio del Evangelio, pide el Papa

Redacción ACI Prensa

Trabajar para encontrar nuevos canales de anuncio del Evangelio, pide el Papa

En su encuentro de ayer por la tarde en la la Iglesia de San Pío de Pietrelcina con los sacerdotes, religiosos y religiosas y jóvenes, el Papa Benedicto XVI animó a los presentes a trabajar "para encontrar nuevos canales para comunicar la verdad evangélica a los hombres y mujeres de nuestro tiempo".

Dirigiéndose especialmente a los sacerdotes, el Santo Padre se refirió al Año Sacerdotal dedicado a San Juan María Vianney y destacó que si el Santo Cura de Ars, "en una época atormentada y difícil, hizo todo lo posible para que sus parroquianos redescubrieran el significado y la belleza de la penitencia sacramental, para el santo fraile del Gargano (San Pío de Pietrelcina) el cuidado de las almas y la conversión de los pecadores fueron un anhelo que lo consumió hasta su muerte".

"¡Cuántas personas han cambiado de vida gracias a su paciente ministerio sacerdotal!", exclamó el Papa. "¡Cuántas largas horas transcurría en el confesionario! (...) Hay que valorizar todavía más el sacramento de la Penitencia y los sacerdotes no tendrían que resignarse nunca a ver sus confesionarios desiertos, ni limitarse a constatar el despego de los fieles por esta extraordinaria fuente de serenidad y de paz", agregó.

Entre las enseñanzas de la vida de San Pío, el Pontífice resaltó "el valor y necesidad de la oración, (...) un punto fundamental no solo para la espiritualidad del sacerdote, de cualquier cristiano y todavía más para los religiosos y religiosas, elegidos para seguir aún más de cerca a Cristo mediante la práctica de los votos de pobreza, castidad y obediencia".

"A veces podemos desanimarnos por la debilitación e incluso por el abandono de la fe que se registra en nuestras sociedades secularizadas. Seguramente hay que trabajar para encontrar nuevos canales para comunicar la verdad evangélica a los hombres y mujeres de nuestro tiempo, pero ya que el contenido esencial del anuncio cristiano es siempre el mismo, es necesario volver a su fuente original, a Jesucristo que es el mismo ayer, hoy y siempre", dijo luego.

Finalmente Benedicto XVI se dirigió a los numerosos jóvenes presentes: "conozco los problemas que os angustian y que pueden sofocar el entusiasmo propio de vuestra juventud. Entre ellos, en particular, cito el fenómeno del desempleo que afecta de forma dramática a tantos chicos y chicas del sur de Italia. ¡No os desaniméis! Sed jóvenes de 'gran corazón'".

"La Iglesia no os abandona. No abandonéis vosotros a la Iglesia. Vuestra aportación es necesaria para construir comunidades cristianas vivas y sociedades más justas y abiertas a la esperanza", concluyó.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios