19 de marzo de 2018 1:10 pm

“Todos los seminarios de España son un motivo de esperanza para la Iglesia”

Redacción ACI Prensa

Foto referencial. Foto: Martha Calderón/ACI Prensa.
Foto referencial. Foto: Martha Calderón/ACI Prensa.

Con motivo del día del seminario el Obispo de Alcalá de Henares (España), Mons. Juan Antonio Reig Pla, presidió una Misa en la catedral ante las reliquias de los santos Justo y Pastor que fue retransmitida por la cadena de televisión pública La2 el domingo 18 de marzo en donde aseguró que “todos los seminarios de España son un motivo de esperanza para la Iglesia”.

En la homilía, Mons. Reig Pla explicó que el día del seminario está especialmente dedicado a “orar por las vocaciones sacerdotales”. Un día que coincide con la celebración en la diócesis de la vuelta de las reliquias de los Santos Niños Mártires, Justo y Pastor, patronos de la diócesis de Alcalá de Henares.

“Estos niños, de siete y nueve años, fueron martirizados en el año 306, durante la persecución del emperador Diocleciano”, explicó el Prelado y precisó que “del martirio de estos Santos Niños destacamos su firmeza en la fe, su impresionante fortaleza y la perseverancia en su testimonio”.

Tras el martirio de estos niños y el reconocimiento de su sepulcro por el entonces Obispo de Toledo, San Asturio, “dio inicio a la llamada entonces diócesis Complutense”.

Las reliquias de estos santos se trasladaron a la iglesia de San Pedro el Viejo en la ciudad de Huesca (España) durante la invasión musulmana. En 1568 las reliquias volvieron a Alcalá de Henares, hace ahora 450 años.

“La presencia de las arcas venidas de Huesca con las reliquias de los Santos Niños nos llena de ternura, alimenta nuestra fe y esperamos que fortalezca la esperanza de nuestros seminaristas en el día dedicado a orar por nuestros seminarios y por cuantos se preparan para el sacerdocio”, aseguró el Prelado durante la homilía.

Esta jornada se celebra este año bajo el lema “Apóstoles de jóvenes”, con el que Mons. Reig asegura que “se nos invita a volver la mirada hacia los jóvenes y contemplar con los ojos de Cristo su situación”.

Mons. Reig Pla recordó que el índice de natalidad en España es “bajísimo” y por eso insistió en la necesidad de que haya “matrimonios abiertos generosamente a la vida” y que sean “verdaderos padres y de apóstoles a la medida del Corazón de Cristo, y de testigos de la fe como los Santos Niños Justo y Pastor que acabamos de recordar”.

Además apuntó que desde la década de 1960 los jóvenes españoles, siguiendo “un claro proceso mercantilista y de ingeniería social, fueron apartados de la tradición de nuestros pueblos, de la tradición cristiana de los mayores, siendo colocados como en un ‘apartheid’ con sus costumbres propias, sus fiestas propias y sus lugares propios”.

Los jóvenes separados de sus costumbres y tradiciones fueron también “paulatinamente separados de sus familias, con horarios y hábitos antifamiliares, obviando la importancia de la comunión intrafamiliar y la riqueza de las prácticas de la comunidad cristiana”, precisó

Algo a lo que también se le une “las crisis familiares, el llamado “eclipse del padre”, el alto paro juvenil, los procesos educativos cargados con las ideologías actuales y con leyes cada vez más permisivas, constataremos que también muchos de nuestros jóvenes están como ‘extenuados y abandonados como ovejas sin pastor’”.

Como consecuencia de este alejamiento de las raíces cristianas se ha dado en los jóvenes una “falta  de maduración en la masculinidad y feminidad, asediados muchos de ellos por la pornografía e incapaces de seguir las sendas de las virtudes humanas y cristianas”.

Por eso Mons. Reig Pla subrayó que “todos los seminarios de España son un motivo de esperanza para la Iglesia y, especialmente, para los jóvenes” y por eso animó a los pastores a procurar mejorar la “formación integral” de los seminaristas haciéndolos conscientes “de que se están preparando para ofrecer, por la santidad de su vida y su ministerio, un claro testimonio de ese amor auténtico que toda persona busca”.

“Ellos son la respuesta del Señor al anhelo de verdad y de bien que habita en el corazón de tantos jóvenes. En ellos los fieles han de ver el rostro de Jesús, el Buen Pastor”, precisó el Obispo y subrayó que “deben de estar dispuestos a entregar y gastar su vida en el anuncio del Evangelio y la santificación de sus hermanos”.

De esta manera, el Prelado insistió en que actualmente en España “estamos cansados de palabras vacías, de discursos que no vivifican la esperanza de nuestro pueblo” por lo que destacó la necesidad de “sacerdotes santos, jóvenes revestidos como San José de la virtud de la castidad y dispuestos a entregarse con corazón indiviso al Señor y a abrazar la cruz como signo del amor auténtico que buscamos”.

“Jóvenes como San José, dispuestos a vivir una auténtica paternidad espiritual para entregar a nuestros hermanos lo único necesario: el amor y el perdón de Dios encarnado en Cristo y presente en los sacramentos de la Iglesia”, insistió el Obispo de Alcalá que pidió a la Virgen que “nos regale vocaciones de jóvenes que, como los Santos Niños Justo y Pastor, estén revestidos de fortaleza y valentía para ser testigos de la fe e intrépidos en el amor - si es necesario hasta el martirio - para no desvirtuar la cruz de Cristo, signo del amigo que da la vida por sus hermanos”.

También te puede interesar:

Etiquetas: Mons. Juan Antonio Reig Pla, Iglesia en España, Esperanza, Seminario, Seminaristas, esperanza cristiana

Comentarios