29 de abril de 2003 - 2:09 PM

Toda vida consagrada debe aspirar a la santidad, recuerda Juan Pablo II

Redacción ACI Prensa

Toda vida consagrada debe aspirar a la santidad, recuerda Juan Pablo II

El programa de toda vida consagrada es, en síntesis, aspirar a la santidad, aseguró el Papa Juan Pablo II al reconocer que “la humanidad tiene sed de testigos auténticos de Cristo”. En el mensaje que dirigió al prepósito general de los Carmelitas Descalzos, Padre Camilo Maccise, con ocasión del 89 capítulo general ordinario de la Orden, el Santo Padre recordó que “para responder a los retos de la época actual, la Iglesia subraya el 'deber permanente de escrutar a fondo los signos de los tiempos e interpretarlos a la luz del Evangelio'".

En el caso de los consagrados, siguiendo el ejemplo de los fundadores y fundadoras, añade el Papa, hay que "caminar desde Cristo y su Evangelio" según el propio carisma. Además, "se ha de preservar su experiencia y, a la vez, profundizarla y desarrollarla con la misma apertura y docilidad a la acción del Espíritu, pues así se salvaguarda tanto la fidelidad a la experiencia primigenia como el modo de responder adecuadamente a las exigencias cambiantes de cada momento histórico".

Dirigiéndose a los carmelitas, dijo que “a vosotros, como a los demás religiosos y religiosas, os repito que 'no solamente tenéis una historia gloriosa para recordar y contar, sino una gran historia que construir'. Por eso es necesario esforzarse en desechar todo lo que obstaculice el crecimiento del carisma. El mejor servicio que se puede prestar al don recibido es la purificación del corazón mediante frutos dignos de conversión".

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios