29 de noviembre de 2005 - 11:16 AM

Texto vaticano no discrimina, sólo precisa requisitos, aclara Card. Grocholewski

Redacción ACI Prensa

Texto vaticano no discrimina, sólo precisa requisitos, aclara Card. Grocholewski

En declaraciones a Radio Vaticano, el Prefecto de la Congregación para la Educación Católica, Cardenal Zenon Grocholewski, precisó que la instrucción publicada hoy sobre la admisión de homosexuales en los seminarios y órdenes sagradas, no discrimina a estas personas sino que determina algunos requisitos oportunos.

El Purpurado, autor de esta instrucción, precisó que ésta “no implica ningún tipo de discriminación hacia las personas homosexuales”, así como no es discriminación que en una escuela de astronautas no se admita a quien padece vértigo. “No es una discriminación de la persona. Es simplemente la determinación de los requisitos que consideramos oportunos”, precisó.

Según el Cardenal Grocholewski, “los periódicos han hablado de este documento como si fuera una cosa extraordinaria” pero su Congregación ya ha publicado unos veinte documentos sobre la formación sacerdotal desde el Concilio Vaticano II, “concernientes a distintos aspectos de la formación en los seminarios”.

El Purpurado polaco recordó que “ha habido un documento sobre el celibato, sobre la castidad sacerdotal, se ha hablado de distintos impedimentos para el sacerdocio. Ahora, este documento no tiene nada de extraordinario porque, sobre este problema de la homosexualidad, la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) se ha pronunciado muchas veces”.

Asimismo, aclaró que la CDF se ha pronunciado muchas veces al respecto porque “hay una cierta desorientación” y “muchos defienden la posición según la cual la condición homosexual sería una condición normal de la persona humana, algo así como un tercer género; en cambio, esto contradice absolutamente la antropología humana; contradice, según el pensamiento de la Iglesia, la ley natural y lo que Dios ha marcado en la naturaleza humana: la bisexualidad”, es decir la existencia de dos sexos.

El Purpurado también explicó por qué no pueden ser admitidos en los seminarios ni en la ordenación sacerdotal quienes tienen tendencias homosexuales profundamente arraigadas. “Nosotros estamos profundamente convencidos de que se trata de un obstáculo para una correcta relación con hombres y mujeres, con consecuencias negativas para el desarrollo pastoral de al Iglesia”, indicó.

Asimismo, aclaró que “evidentemente si hablamos de tendencias profundamente arraigadas, esto significa que pueden también haber tendencias transitorias, que no constituyen un obstáculo. Pero en estos casos deben haber desaparecido tres años antes de la ordenación diaconal”.

También precisó que en el caso de sacerdotes ya ordenados con tendencias homosexuales, sus “ordenaciones sacerdotales son válidas, porque nosotros no afirmamos su invalidez”. “Una persona que descubra la propia homosexualidad después de la ordenación sacerdotal, debe obviamente vivir el propio sacerdocio, debe vivir la castidad. Quizá tendrá mayor necesidad de ayuda espiritual que otros, pero pienso que tiene que desarrollar el propio sacerdocio de la mejor manera posible”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios