25 de junio de 2011 7:33 am

Soportar con paciencia precio de la fidelidad a Cristo, alienta el Papa

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

En su discurso este mediodía (hora local) a los miembros de la Asociación Santos Pedro y Pablo, el Papa Benedicto XVI resaltó la importancia vital de la fidelidad a Cristo y a la Iglesia, y alentó a soportar con humildad y paciencia el "precio" que ello conlleva.

En su discurso a los miembros de esta asociación que participaron en la Misa que presidió el Cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado Vaticano, en ocasión del 40 aniversario de esta fundación fundada por el Papa Pablo VI, el Papa recordó que esta institución venera a Santa María como la Virgo Fidelis y exclamó que "¡hoy más que nunca hay necesidad de fidelidad!"

"Vivimos en una sociedad que ha perdido este valor. Se exalta mucho la actitud de cambio, la ‘movilidad, ‘la flexibilidad', por motivos económicos y organizativos aun legítimos ¡Pero la cualidad de una relación humana se percibe en la fidelidad!"

La Sagrada Escritura, agregó, "nos muestra que Dios es fiel. Con su gracia y la ayuda de María, sed pues fieles a Cristo y a la Iglesia, dispuestos a soportar con humildad y paciencia el precio que ello conlleva".

Según señala la nota de Radio Vaticana, con profunda gratitud por el servicio de voluntariado litúrgico –en las celebraciones en el Vaticano– y caritativo –en numerosas iniciativas colaborando con las Hijas de la Caridad y con las Misioneras de la Caridad– el Papa hizo hincapié en la importancia de una intensa y renovada vida espiritual.

Benedicto XVI explicó que "para ayudar a los demás a rezar, hay que tener el corazón dirigido hacia Dios; para llamarlos al respeto de los lugares santos y de las cosas santas, debemos tener en nosotros el sentido cristiano de la sacralidad; para ayudar al prójimo con verdadero amor cristiano, debemos tener un alma humilde y una mirada de fe".

"Nuestra conducta, a menudo sin palabras, es una indicación, un ejemplo, un llamado. Y como tal tiene también un valor educativo", añadió.

Tras destacar asimismo su gratitud por la importante formación que se propone esta Asociación eclesial para sus miembros y sus familiares, siempre en complementariedad con sus parroquias, el Santo Padre se dirigió de forma especial a los que esta mañana pronunciaron la solemne promesa de fidelidad.

"Les deseo que tengan siempre la alegría de sentirse discípulos de Cristo en la Iglesia. Y los exhorto a dar buen testimonio del Evangelio en cada ámbito de su propia vida. Siempre en esta perspectiva, apoyé desde el comienzo el proyecto de dar vida a un grupo juvenil".

El Santo Padre saludó también "a los jóvenes con especial afecto y los aliento a seguir el ejemplo del beato Pier Giorgio Frassati, amando a Dios con todo el corazón, saboreando la belleza de la amistad cristiana y sirviendo a Cristo con gran discreción en los hermanos más pobres".

El Papa agradeció luego las oraciones y el regalo que le ofrecieron por el 60 aniversario de su ordenación sacerdotal, que celebrará el próximo miércoles 29 de junio, Solemnidad de San Pedro y San Pablo.

"Queridos amigos, agradezco también sus felicitaciones y sobre todo sus oraciones en ocasión de mi sexagésimo aniversario de Sacerdocio. El regalo que me han querido ofrecer, una bella casulla, me recuerda que soy siempre, ante todo Sacerdote de Cristo. Y me invita a recordarlos a ustedes cuando celebro el Sacrificio redentor ¡Gracias de corazón!"

Finalmente el Santo Padre hizo votos para que la Virgen Maria "os obtenga la paz en vuestras familias, para que de ellas nazcan auténticas vocaciones cristianas al matrimonio, al sacerdocio y a la vida consagrada. Por ello aseguro un especial recuerdo en mi oración, mientras de corazón os bendigo a cada uno y a sus seres queridos".

Comentarios