9 de julio de 2007 - 6:33 PM

Sodalicio de Vida Cristiana celebra décimo aniversario de Aprobación Pontificia

Redacción ACI Prensa

Mons. Octavio Ruiz (al centro) en la Misa de aniversario del Sodalicio
Mons. Octavio Ruiz (al centro) en la Misa de aniversario del Sodalicio

El Vicepresidente de la Pontificia Comisión para América Latina, Mons. Octavio Ruiz, presidió en Lima la Eucaristía de acción de gracias por el décimo aniversario de la aprobación pontificia del Sodalitium Christianae Vitae (SCV).

En su homilía Mons. Ruiz destacó la labor de los miembros del SCV al servicio de la evangelización y señaló que el aniversario es "un acontecimiento que llena de gozo no sólo a los miembros del Sodalitium y de la Familia Sodálite, sino a la Iglesia toda que, desde hace ya más de 35 años, se enriqueció con el surgimiento de esta comunidad que ha contribuido grandemente a una renovada y fiel difusión del Evangelio".

Recordando las palabras del Cardenal Juan Landázuri, quien fuera Arzobispo de Lima cuando se fundó el Sodalicio, Mons. Ruiz consideró a esta sociedad "un signo inequívoco de la acción del Divino Espíritu". "Ha sido un don de Dios, adecuado a las actuales circunstancias en las que vive la Iglesia en nuestro Continente, la presencia y el testimonio fiel y firme de quienes se han unido a esta Sociedad de Vida Apostólica", indicó.

El Arzobispo señaló que "bien conocemos todos su espíritu de vida compartida en el amor, como signo de comunión eclesial de todos sus miembros, que los lleva a poner en práctica permanentemente el mandamiento nuevo, para asemejarse cada vez más a Cristo el Señor, de cuyo corazón brota la expresión más plena de la misericordia del Padre, y dejarse configurar por la gracia divina en el amor".

Mons. Ruiz subrayó que los miembros del SCV "en su actuar apostólico, han tenido el deseo permanente de vivir en una estrecha comunión con el Sucesor de Pedro, a quien han prestado muchos e invaluables servicios, como expresión de su espiritualidad de comunión".

Al final, el Arzobispo alentó a los miembros del SCV y la Familia Sodálite a "transparentar a Cristo por medio de su testimonio de amor. Y que su cariño filial a la Santísima Virgen María, en la advocación de Nuestra Señora de la Reconciliación, sea prenda de bendición y de fecunda labor apostólica".

La multitudinaria Eucaristía se realizó en la iglesia Nuestra Señora de la Reconciliación de Camacho. Fue concelebrada por el Nuncio Apostólico en Perú, Mons. Rino Passigato, y Mons. Kay Schmalhausen, S.C.V., Obispo Prelado de Ayaviri, así como numerosos sacerdotes.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios