10 de julio de 2007 - 2:41 AM

Sin sacerdotes el mundo perece, precisa Card, Cañizares

Redacción ACI Prensa

Sin sacerdotes el mundo perece, precisa Card, Cañizares

El Arzobispo de Toledo, Cardenal Antonio Cañizares, aseguró que "hacen falta sacerdotes, muchos sacerdotes, sin los cuales el mundo perece, y no exagero, porque le falta Jesucristo, la Eucaristía, el amor que lo llena todo y que salva a todos los hombres", en su homilía de la Misa de ordenación de nuevos presbíteros para la diócesis que dirige.

El Purpurado dijo que "atravesamos tiempos nada fáciles, los miremos por donde los miremos, estamos pasando una época en la que la fe está siendo sometida a pruebas extremas" y por ello pidió a los nuevos sacerdotes que cumplan su misión "sin complejos, sin ningún complejo, nada de cobardías, sencillos, seguros y por eso mismo felices".

También les exigió que no traten de erigirse en los dueños de la comunidad a la que sean enviados, que no se alíen con los poderes y que no sean ingenuos, "sabiendo que los lobos son lobos".

"Son muchos lobos los que hoy están acechando al rebaño de Dios, a la Iglesia, no seáis ingenuos ante corrientes de pensamiento, ante halagos, ante los poderes de este mundo: son lobos que tratan de arrebatar con frecuencia del corazón de los hombres la riqueza de Cristo", advirtió.

Tras recordar que "la Iglesia camina sin alforjas" y que "no nos amedrenten más con la amenaza de que nos pueden quitar las alforjas", el Cardenal explicó que "la Iglesia sabe vivir en pobreza" y no se vende "por riquezas, por facilidades, porque le perdonan la vida y es aceptada en la farsa muchas veces de las estructuras y de las relaciones entre los hombres".

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios