9 de abril de 2008 - 9:55 AM

Sin oración no hay experiencia de Dios, recuerda Benedicto XVI

Redacción ACI Prensa

Sin oración no hay experiencia de Dios, recuerda Benedicto XVI

El Papa Benedicto XVI dedicó la catequesis de la Audiencia General de los miércoles a San Benito de Nursia, aseguró que desde su testimonio se aprende que "sin oración no hay experiencia de Dios" y llamó a Europa a "suscitar una renovación ética y espiritual radicada en las raíces cristianas del continente".

Ante unas 20 mil personas reunidas en la Plaza de San Pedro, el Papa recordó que la vida de San Benito, "padre del monacato occidental", "estaba inmersa en una atmósfera de oración, pilar de su existencia", porque "sin oración no hay experiencia de Dios", mas "la espiritualidad de Benito no era una interioridad fuera de la realidad. En la inquietud y la confusión de su época vivía bajo la mirada de Dios y hacia él dirigía la suya, pero no perdía nunca de vista las tareas de la vida diaria ni al ser humano con sus necesidades concretas".

El Pontífice recordó que San Benito "con su vida y obra ejerció un influjo fundamental en el desarrollo de la civilización y la cultura europea", recordado por San Gregorio Magno como un "astro luminoso" que indica el camino para salir de la "noche oscura de la historia", la crisis de valores e instituciones provocada por la caída del Imperio Romano.

El Papa explicó que la obra del santo y su Regla "aportaron un fermento espiritual que cambió a lo largo de los siglos, más allá de las fronteras de su patria y su tiempo, el rostro de Europa, creando después de la caída de la unidad política, una nueva unidad espiritual y cultural, esa fe cristiana que comparten los pueblos del continente".

San Benito nació en torno al año 480 en una familia acomodada. Estudió en Roma, pero antes de concluir sus estudios se retiró a una comunidad de monjes en Effide. Después pasó tres años en una gruta en Subiaco, donde "soportó las tres tentaciones fundamentales del ser humano: la autoafirmación y el deseo de ser el centro, la de la sensualidad y la de la ira y la venganza", dijo el Santo Padre, porque "San Benito estaba convencido de que sólo después de haberlas vencido podría aconsejar a los demás en las situaciones difíciles".

En el año 529, el fundador de la Orden Benedictina se trasladó a Montecasino, "un lugar que domina la llanura circundante y es visible desde lejos". Esa decisión asume para Gregorio Magno un carácter simbólico, ya que "la vida monástica tiene su razón de ser en el recogimiento, pero un monasterio posee también una finalidad pública en la vida de la Iglesia y de la sociedad".

San Benito murió en el año 547. La célebre Regla por él escrita "ofrece indicaciones útiles no solamente a los monjes, sino a todos los que buscan una guía en su camino hacia Dios, por su sensatez, su humanidad y el discernimiento entre lo esencial y lo secundario en la vida espiritual".

Raíces cristianas

El Santo Padre recordó que en 1964 el Papa Pablo VI proclamó a San Benito Patrono de Europa y precisó que "hoy, Europa, que acaba de salir de un siglo herido profundamente por dos guerras mundiales y tras la caída de las grandes ideologías que se han revelado utopías trágicas, está en búsqueda de su identidad".

"Para crear una unidad nueva y duradera ciertamente son importantes los instrumentos políticos, económicos y jurídicos, pero también es necesario suscitar una renovación ética y espiritual radicada en las raíces cristianas del continente. Sin esta linfa vital el ser humano está expuesto a la antigua tentación de querer redimirse por sí mismo, una utopía que en la Europa del siglo XX causó un retroceso sin precedentes en la atormentada historia de la humanidad", concluyó.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios