Sacerdote sana enfermos en Corea del Norte gracias a ayuda de Caballeros de Colón

El P. Gerard Hammond durante la Convención de los Caballeros de Colón / Foto: Caballeros de Colón
El P. Gerard Hammond durante la Convención de los Caballeros de Colón / Foto: Caballeros de Colón

WASHINGTON DC, 20 Ago. 17 / 12:01 pm (ACI).- El P. Gerard E. Hammond, de 83 años, ha sido reconocido por los Caballeros de Colón con un premio de 100 mil dólares que le permitirán seguir haciendo su labor caritativa en Corea del Norte, país al que cruza desde su vecino del sur para sanar a enfermos.

El sacerdote de Maryknoll fue reconocido con la 13 edición del Premio Gaudium et Spes, que le fue entregado por el Caballero Supremo, Carl Anderson, durante la 135° Convención Anual de los Caballeros de Colón realizada a inicios de mes en San Luis, Estados Unidos.

Desde Corea del Sur, donde vive, ha cruzado la frontera más de 50 veces desde 1995 junto a un equipo de médicos para llevar asistencia humanitaria a los adultos y niños que sufren tuberculosis resistente a los fármacos. Desde entonces, han curado a cerca de 250 mil personas.

El sacerdote vive en la península coreana desde hace 57 años y lleva bendiciones, palabras de consuelo y el testimonio cristiano con su presencia. El P. Gerard es parte de los Caballeros de Colón desde 1960, año de su ordenación sacerdotal, y ha sido un gran sostenedor de la institución de la Orden en Corea del Sur hace diez años.

Al recibir el premio, el P. Hammond dio una bendición en coreano y habló de su amor por el pueblo de Corea del Norte, que no llega a encontrar un sacerdote católico.

“Nuestro Santo Padre nos llama a ir a las periferias y eso es lo que estamos haciendo”, afirmó el sacerdote al National Catholic Register.

“¿Conocen la frase ‘Médicos sin Fronteras’? nosotros practicamos la ‘Curación sin Fronteras’, el compromiso católico de misericordia y compasión”, añadió.

El Premio Gaudium et Spes fue entregado por primera vez en 1992 a la Madre Teresa de Calcuta. Es otorgado a los católicos que dan testimonio ejemplar del amor de Dios en el mundo.

Los Caballeros de Colón en otras partes del mundo

Durante la Cena de los Estados, con la que concluyó la Convención Anual de los Caballeros de Colón, el Caballero Supremo, Carl Anderson, hizo un breve recuento de los principales logros de la organización en el último año.

Uno de estos se dio en Alepo, ciudad que durante años sufrió gran parte de la guerra civil que aún sufre Siria.

En declaraciones al National Catholic Register, el Arzobispo Jean-Clement Jeanbart, que ha guiado valientemente la comunidad greco católica melquita, afirmó que “hace tres años era claro que sobreviviríamos”. Sin embargo, nunca pensó en dejar a los fieles, sino que más bien se convirtió en la voz más elocuente para pedir ayuda para que los cristianos permanezcan en Siria.

Antes de la guerra vivían en Alepo cerca de 175 mil católicos. Hoy son menos de 75 mil. “Hemos restaurado más de 580 casas” con la ayuda de los benefactores en Europa y Estados Unidos. Las ayudas en camino vienen, entre otros, de los Caballeros de Colón.

Gracias a los Caballeros de Colón también llegó desde el Líbano el Patriarca Ignazio Youssef III Younan, que narró cómo el fanatismo islámico creó “una situación horrenda” en Irak y Siria, que influencia la estabilidad en países vecinos como el Líbano.

El Patriarca lamentó la indiferencia de los gobiernos occidentales ante la persecución contra los cristianos. Sin embargo, agradeció la gran actividad de la organización católica, cuyos caballeros han visitado “a los refugiados sirios e iraquíes para aliviar su terrible condición. Como el buen samaritano, han emulado a Jesús, compartiendo su sufrimiento, consolándolos, alentándolos y recordándoles que el Señor no los abandonará nunca”. 

Desde el 2014 esta organización católica ha recaudado más de 13 millones de dólares para los refugiados cristianos, llevando comida, ropa, medicinas y albergues. Carl Anderson dijo que en el futuro reunirán dos millones de dólares para reconstruir la ciudad de destruida por el Estado Islámico y de donde escaparon 3.500 personas, sobre todo cristianos.

Además, el 26 de noviembre se realizará una importante iniciativa de oración promovida por los Caballeros, en la que participará la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos.

Presentes en Cuba desde 1909, los Caballeros de Colón también han realizado obras caritativas a favor de sus habitantes y de la Iglesia. En 2010 el Cardenal Jaime Ortega, entonces Arzobispo de La Habana, fue reconocido con el premio Gaudium et Spes.

Ese año se abrió el Seminario Nacional de San Carlos y San Ambrosio, la primera construcción nueva católica levantada desde que Fidel Castro tomó el poder en 1959. Los Caballeros contribuyeron con el 80% de los fondos.

Así, en reconocimiento a su labor, el Papa Francisco hizo llegar un mensaje a la Convención Anual de los Caballeros de Colón.

A través del Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, el Santo Padre les agradeció por la ayuda que prestan a los perseguidos y por defender la familia y el matrimonio.

Traducido y adaptado por Eduardo Berdejo. Publicado originalmente en ACI Stampa.

También te puede interesar:

Etiquetas: sacerdote, Caballeros de Colón, Corea del Norte

Comentarios

Todos los mensajes del Papa en Colombia
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

Libros del padre José Antonio Fortea
El blog de Mons. José Gómez