31 de octubre de 2003 - 2:09 PM

Revisión de la historia debe estar libre de sesgo ideológico, advierte el Papa

Redacción ACI Prensa

Revisión de la historia debe estar libre de sesgo ideológico, advierte el Papa

En un mensaje escrito dirigido a los participantes de un congreso organizado por el Pontificio Comité de Ciencias Históricas para conmemorar el centenario de la muerte del Papa León XIII, el Papa Juan Pablo II señaló que el honesto interés de revisar la historia de la Iglesia con espíritu crítico, debe estar libre de prejuicios ideológicos. En el mensaje el Santo Padre señala que, “como León XIII, también yo estoy personalmente convencido de que el esclarecimiento, mediante la ciencia, de la verdad plena sobre los 2000 años de historia de la Iglesia, la beneficia”.

“A los historiadores -continúa- se les exige que no sólo apliquen escrupulosamente la metodología histórica, sino que presten también atención a la ética científica, por la que siempre se deben caracterizar sus investigaciones”.

Por eso, advirtió, no pueden “ser ni acusadores ni jueces del pasado, sino que tienen que comprender con paciencia todas las cosas con la máxima profundidad y amplitud, para perfilar un marco histórico que se adhiera lo más posible a la verdad de los hechos”.

Tras poner de relieve que en los años pasados había hablado de la "necesidad de la ‘purificación de la memoria’, como premisa indispensable para un orden internacional de paz”, Juan Pablo II afirma que quien investiga sobre las raíces de los conflictos descubre que “las consecuencias funestas” de eventos del pasado siguen estando presentes.

“Con frecuencia, y esto hace que sea más compleja la situación, estas memorias ‘contaminadas’ se han convertido en puntos de cristalización de la identidad nacional, y en algunos casos, hasta de la identidad religiosa”, advierte el Pontífice. “Por eso –señala-, hay que renunciar a toda instrumentalización de la verdad”.

“El amor de los historiadores por el propio pueblo, por la propia comunidad religiosa, no debe entrar en conflicto con el rigor por la verdad elaborada científicamente. Es aquí donde inicia el proceso de la purificación de la memoria”, agrega la carta.

“Este esfuerzo por purificar la propia memoria conlleva tanto para los individuos como para los pueblos el reconocimiento de los errores por los que es justo pedir perdón”. Esto, explica el Pontífice “a veces exige mucha valentía y abnegación. Sin embargo, es la única vía a través de la cual grupos sociales y naciones, liberados del lastre de resentimientos antiguos, pueden unir sus fuerzas con lealtad fraterna y recíproca para crear un futuro mejor para todos”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios