27 de agosto de 2012 9:49 am

Profundo dolor de la Iglesia en Venezuela ante tragedia en refinersa de Amuay

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

La refinería de Amuay antes del incendio
La refinería de Amuay antes del incendio

La Conferencia Episcopal de Venezuela expresó su profundo dolor por la tragedia que ha ocasionado una explosión y el consecuente incendio en una de las cuatro refinerías más grande del mundo, que ha ocasionado la muerte de 41 personas y que ha dejado a varias otras decenas heridas, y que por tercer día consecutivo aún sigue en llamas.

Las autoridades de Amuay, la mayor planta de refinación de Venezuela con una capacidad de 645 mil barriles de petróleo por día (bpd), admitieron que de no sofocarse las llamas se esperará a que se consuma el combustible para reiniciar las operaciones tras dos días.

Ivan Freites, presidente del sindicato del Centro de Refinación Paraguaná, que incluye Amuay y la refinería de Cardón duda de ese pronóstico. "Quien dice que la refinería reiniciará en dos días desconoce los procesos. Una refinería no es una cafetera", advirtió.

"Estimamos que esta situación se solvente en las próximas horas, disminuya mucho el incendio, por lo menos en uno de los tanques, para luego concentrarnos en el otro y dar por extinguido el incendio", dijo el Ministro de petróleo y minería, Rafael Ramírez, a la televisión estatal.

La explosión se habría producido luego de tres días de una fuga de gas que ha sido desmentida por el presidente Hugo Chávez. Sin embargo, Freites señaló al respecto que "se pretende confundir a la opinión pública. Los gerentes están actuando como operadores políticos, declaran para conservar sus puestos".

Sobre esta delicada situación, los Obispos señalan que las muertes de las 41 personas a causa de la explosión y el incendio "enlutan y entristecen a todo el pueblo venezolano y, en particular, a los habitantes del estado Falcón".

"Como pastores de la Iglesia queremos hacer llegar nuestra palabra de consuelo y solidaridad cristianos a los afectados por tan lamentable suceso. La fe en Jesucristo, señor de la vida, médico de las almas y de los cuerpos, los sostenga en su dolor y les conceda la paz que sólo Él puede ofrecer. Tengan la certeza que las oraciones y el cariño de todos los católicos de Venezuela los acompaña en este momento", añaden.

Los prelados venezolanos elevan sus oraciones "por el eterno descanso de los fallecidos. Pedimos que la confianza en aquel que nos dice: ‘yo soy la resurrección y la vida’, fortalezca en la esperanza de la vida eterna, a los que hoy lloran la muerte de sus seres queridos".

Para concluir su comunicado los Obispos hacen votos para que el Señor, ante "momentos dolorosos como el presente nos ayuden a crecer en fraternidad y espíritu de colaboración a todos los venezolanos".

Etiquetas: Venezuela, Tragedia, refinería

Comentarios