Profanan la Eucaristía y asaltan a Misioneras de la Caridad en Argentina

Por Bárbara Bustamante

Profanación en Argentina / Diócesis de Mar de Plata en Argentina
Profanación en Argentina / Diócesis de Mar de Plata en Argentina

BUENOS AIRES, 29 Ago. 16 / 01:26 pm (ACI).- La comunidad de las Misioneras de la Caridad en Mar del Plata, Argentina, fue víctima de un violento asalto perpetrado por tres delincuentes quienes también profanaron el sagrario de su capilla.

Los desconocidos ingresaron a la casa de la comunidad, fundada por la Beata Madre Teresa de Calcuta, a las 7:30 p.m. el pasado jueves 25 de agosto.

Luego de taparles la boca a las cinco religiosas que allí residen para que no gritaran pidiendo ayuda, los delincuentes revolvieron cada rincón de la casa y finalmente se llevaron 50 pesos argentinos (3,3 dólares) que era el único dinero en efectivo que tenían las hermanas.

Además ingresaron a la capilla en busca de objetos de valor, abrieron el sagrario y vaciaron allí las hostias consagradas que habían en el copón para llevárselo. Cuando se dieron cuenta que el ornamento no era de oro, lo dejaron en el lugar.

La congregación fundada por la Beata Madre Teresa de Calcuta, que será canonizada por el Papa Francisco el 4 de septiembre, está presente hace unos 20 años en la ciudad de Mar del Plata, en la provincia de Buenos Aires.

Su misión allí se enfoca principalmente en atender de forma gratuita a enfermos terminales de SIDA/HIV en el Hogar Reina de la Paz.

Días antes del ataque, el 22 de agosto, el Obispo de Mar del Plata, Mons. Antonio Marino, visitó a la comunidad con motivo de la próxima canonización de su fundadora y la fiesta del Inmaculado Corazón de María, donde además compartió con los internos y voluntarios del hogar.

También te puede interesar:

Etiquetas: Argentina, Profanación a iglesia, Profanación, Misioneras de la Caridad, e

Comentarios

Sagrado Conrazón de Jesús
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

Libros del padre José Antonio Fortea
El blog de Mons. José Gómez