24 de septiembre de 2003 - 2:10 PM

Procesión de La Merced permite recuperar “grandes valores”, señala Arzobispo

Redacción ACI Prensa

Procesión de La Merced permite recuperar “grandes valores”, señala Arzobispo

En el marco de la Fiesta de Nuestra Señora de la Merced, Mons. Guillermo Garlatti, Arzobispo de Bahía Blanca, afirmó que la tradicional procesión mariana es una ocasión para recuperar algunos valores perdidos. Al respecto, Mons. Garlatti señaló que la celebración no tiene por finalidad principal reunir multitudes sino contribuir al bien común a partir de la reafirmación de los "grandes valores".

El Prelado sostuvo que “personalmente, espero que sea mucha la gente que se acerque; luego, vendrán los que vendrán. Eso sí, aunque llegaran a ser muy pocos, nunca dejaría de organizar esto. Es lo más importante que podemos hacer como Iglesia. Nuestros actos no deben buscar la popularidad sino el bien de todos”.

Asimismo, el Arzobispo explicó que es muy importante tomar conciencia de la necesidad de recuperar estos valores constituye uno de los mayores desafíos del pueblo argentino para salir de la crisis en la que se encuentra inmerso.

“Por haber perdido esos valores se cayó en lo que estamos hoy y está visto que no siempre las grandes multitudes suelen ir en su búsqueda”, agregó.

Mons. Garlatti recordó que poner a las ciudades bajo la protección de Jesús, la Virgen María o algún santo es una de las mayores tradiciones católicas y en el caso específico de Bahía Blanca se remonta a tiempos muy antiguos.

El Prelado subrayó que “la opción por la vida religiosa nunca pasa de moda. El ser humano, constitutivamente y por naturaleza, es un ser religioso y de alguna manera busca relacionarse con Dios. Como obispo considero que es importante reavivar y potenciar el espíritu religioso de una comunidad. Perder este valor significaría contribuir enormemente a la persistencia de la crisis tan profunda que estamos atravesando”.

Al referirse a la crisis por la que atraviesa el pueblo argentino, el Arzobispo explicó que “nuestra crisis tiene raíces más profundas que lo económico. Cuando falta Dios en el corazón del hombre, evidentemente todo se desquicia y se desmorona. Por eso es importante reavivar nuestra fe y apuntalar nuestra esperanza apoyándonos en Dios tal y como lo menciona nuestra Constitución: 'fuente de toda razón y justicia'”.

Luego, Mons. Garlatti resaltó que las Fiestas Patronales son una oportunidad para pedir “la Fe y los valores que hacen a la identidad de un país, las cuales son como un tesoro que toda la sociedad debe resguardar. Lamentablemente, en los últimos tiempos, se oye hablar muy poco de amor a la Patria. Quisiera que Nuestra Señora de la Merced nos reavivara el entusiasmo de ser argentinos”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios