9 de diciembre de 2003 - 2:09 PM

Presidente de Consejo para Laicos invita al Sodalicio a “remar mar adentro”

Redacción ACI Prensa

Presidente de Consejo para Laicos invita al Sodalicio a “remar mar adentro”

Durante la Misa solemne que presidió el 8 de diciembre con ocasión de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción –aniversario de fundación del Sodalicio de Vida Cristiana-, Mons. Stanislaw Rylko, Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, invitó a sus miembros a “remar mar adentro”. Durante la Eucaristía, celebrada en la Basílica de Santa Cecilia en Roma, Mons. Rylko se dirigió a los miembros del Sodalicio y el Movimiento de Vida Cristiana recordando que “la liturgia de hoy es una invitación a dejarnos invadir por el asombro de la fe ante la Madre de Dios, toda pura y bella. ¡Cuánta necesidad tenemos de redescubrir este asombro en nuestros días! Nuestro mundo no pocas veces, en modo casi perverso, parece querer enfangar todo”.

El nuevo Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos se refirió luego al pasaje del Génesis “Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje: él te pisará la cabeza mientras acechas tú su calcañal”, para señalar que fue este texto el que inspiró en Caravaggio “el hermoso cuadro en el cual María pisa la cabeza de la serpiente, pero no solo con su pie. En la pintura, frente a Ella está Cristo, que apoya su pie sobre el de la Madre”.

El Arzobispo dijo luego, citando al Papa Juan Pablo II, que “el ‘duc in altum’ de la Iglesia en el Tercer Milenio se basa en la capacidad de los cristianos de alcanzar ‘en toda su riqueza la plena inteligencia y perfecto conocimiento del Misterio de Dios, en el cual están ocultos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia’”.

“En este día, dónde se ven reunidos miembros y amigos del Sodalitium Christianae Vitae y del Movimiento de Vida Cristiana para celebrar juntos la solemnidad de la Inmaculada, se conmemora la memoria anual del nacimiento de su comunidad y de su movimiento”, dijo el Prelado. “A todos les dirijo un cordial saludo en nombre del Pontificio Consejo para los Laicos y mío personal”, agregó.

Mons. Rylko señaló luego que “para una comunidad y para un movimiento eclesial la memoria de los orígenes es muy importante, ya que es en la fuente donde el agua es más pura y limpia. Y son precisamente los inicios los que permiten comprender la naturaleza profunda del carisma que les ha dado vida.”

“Hoy, pues, todos juntos quieren elevar a Dios un canto de alabanza y de agradecimiento por el carisma que ha transformado la existencia de cada uno de ustedes y de tantas otras personas esparcidas por todo el mundo”, dijo el Presidente del dicasterio; y agregó que “todos juntos quieren también renovar su adhesión al propio carisma -un tesoro evangélico que no se debe despreciar sino que debe ser vivido cotidianamente con fidelidad- con renovado sentido de responsabilidad”.

“Les deseo a todos y a cada uno de ustedes que se vuelvan siempre cada vez más ‘marianos’, es decir, siempre más atentos y más dóciles a todo aquello que el Espíritu le dice a la Iglesia. Entonces, con la memoria refrescada de sus orígenes, ¡Remad mar adentro! Duc in altum!”, concluyó.

En todo el mundo

El Sodalicio de vida Cristiana celebró un nuevo aniversario de su fundación en 1971 en las diversas ciudades del mundo donde se encuentra extendido el carisma. En la Arquidiócesis de Lima, donde D. Luis Fernando Figari fundara esta Sociedad de Vida Apostólica de Derecho Pontificio, presidió la Eucaristía Mons. José Antonio Eguren, Obispo Auxiliar de Lima.

Ante más de 2,000 personas, el Prelado peruano alentó a los sodálites a continuar trabajando en servicio de la Iglesia, dando “una respuesta lo más semejante posible a la de María, ya que es a la Inmaculada Virgen a la que estamos vinculados y confiados por filiales lazos de amor desde nuestros orígenes”.

Mons. Eguren, él mismo surgido como consagrado y sacerdote en el seno del Sodalicio, llamó a sus miembros a atesorar el “patrimonio espiritual con el que hemos sido bendecidos. Conserven puro el estilo y disciplina de vida, y sobre todo mantengan siempre vivo el deseo de la santidad, es decir el esfuerzo por corresponder según el máximo de nuestras capacidades y posibilidades a las exigencias del Plan de Dios en nuestras vidas”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios