Cargando...

Presentan el programa para venerar reliquias del Padre Pío en el Vaticano

Padre Pío de Pietrelcina / Foto: Wikipedia (Dominio Público)
Padre Pío de Pietrelcina / Foto: Wikipedia (Dominio Público)

VATICANO, 29 Ene. 16 / 05:45 pm (ACI).- Este viernes fue presentado en la Santa Sede el programa y los lugares que recorrerán las reliquias del San Pío de Pietrelcina y de San Leopoldo Mandic, para que puedan ser veneradas por los peregrinos que lleguen al Vaticano el 3 al 11 de febrero con ocasión del Jubileo de la Misericordia.

La presentación fue hecha por el Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, Mons. Rino Fisichella; quien recordó la dedicación que ambos santos dieron al sacramento de la Reconciliación.

''El programa es muy sencillo. Las urnas con las reliquias llegarán a Roma el 3 de febrero y serán puestas en la Basílica de San Lorenzo Extramuros; la iglesia estará abierta a los fieles desde las 3:00 p.m., hora en la cual se realizará una celebración de acogida. Las reliquias permanecerán en San Lorenzo hasta las 8:30 p.m. del día siguiente para algunas celebraciones reservadas a la vasta familia franciscana”.

Posteriormente, “una vigilia nocturna de oración será organizada en la iglesia jubilar de San Salvador en Lauro, a partir de las 10:00 p.m. del 4 de febrero. La oración se prolongará el día siguiente, 5 de febrero, con varias celebraciones hasta la Santa Eucaristía de las 2:00 p.m., que será presidida por S.E. Michele Castoro, Arzobispo de Manfredonia-Vieste-San Giovanni Rotondo”.

De ahí, “a las 4:00 p.m. desde San Salvador en Lauro partirá la procesión con las dos urnas de reliquias que, atravesando toda la vía della Conciliazione, llegará hasta el atrio de la Basílica de San Pedro. Allí el Cardenal Angelo Comastri, Arcipreste de la Basílica Papal, acogerá las reliquias y luego de un momento de oración las introducirá en la Basílica de San Pedro; serán colocadas en la nave central, delante al altar de Confesión, para la veneración de los fieles”.

“En la Basílica de San Pedro, las reliquias permanecerán expuestas hasta la mañana del 11 de febrero cuando, después de una celebración Eucarística de acción de gracias, volverán a sus respectivos lugares de proveniencia. Conviene precisar que el día 10 de febrero, Miércoles de Ceniza, la basílica permanecerá cerrada por la mañana para la Audiencia General y que, en la tarde, allí mismo se celebrará la Eucaristía de inicio de la Cuaresma”.

Mons. Fisichella dijo que “todos los que quieran venerar las reliquias, por tanto, están invitados a escoger uno de los días anteriores, ojalá haciendo uso del corredor jubilar para que tengan facilidad a la hora de pasar por los controles normales de seguridad”.

Dos santos al servicio de la misericordia

Durante la conferencia de prensa, la autoridad vaticana afirmó que ambos santos “gastaron su vida al servicio de la misericordia”. De origen croata, San Leopoldo Mandic (1866-1942), es menos conocido, sin embargo “dedicó toda su existencia al confesionario. Por casi treinta años pasó de las diez de la mañana a las tres de la tarde en el secreto de su celda, transformada en confesionario para miles de personas que encontraban en el trato con él el testimonio privilegiado del perdón y de la misericordia”.

“Algunos de sus compañeros de comunidad decían que era un ‘ignorante y de manga ancha, que absolvía a todos sin discernimiento’”. Pero “su respuesta simple y humilde dejaba sin palabras: ‘Si el Crucificado viniera a reprocharme que soy de manga ancha, le respondería: Este mal ejemplo, me lo has dado Tú. Yo todavía no he llegado a la locura de morir por las almas’”.

En el caso del Padre Pío (1887-1968), Mons. Fisichella recordó que “este pobre fraile capuchino gastó toda su vida en San Giovanni Rotondo, sin dejar nunca esa pequeña ciudad. Es cierto, mientras vivió algunos desde Roma lo hicieron sufrir, pero su santidad fue superior. En el silencio de la obediencia también él llegó a ser testigo privilegiado de la misericordia, dedicando toda su vida a la celebración del sacramento de la reconciliación”.

Finalmente, la autoridad vaticana agradeció a los Padres Capuchinos y a los Obispos de las Diócesis de Padua y Manfredonia-Vieste-San Giovanni Rotondo “por haber permitido cumplir el deseo del Papa de tener en Roma, durante el Jubileo, las reliquias de estos dos santos”.

“La gratitud va de la mano con la certeza de que este evento permitirá a muchos peregrinos expresar su devoción a los dos santos y recibir una vez más la consolación mediante su intercesión”, afirmó.

 

Etiquetas: Padre Pío, Jubileo de la Misericordia, San Pío de Pietrelcina

Comentarios

Síguenos:

Actividad reciente: