El 7 de julio de 2012, Mons. Tadeo Ma Daquin fue ordenado Obispo auxiliar de la diócesis de Shanghai (China), con la aprobación de Benedicto XVI. Durante su ordenación declaró que renunciaba a sus cargos en la Iglesia patriótica china, controlada por el Estado. Un gesto que fue aplaudido por unos mil asistentes a la ordenación, pero que le costó ser encarcelado al día siguiente.
Desde entonces Mons. Ma Daquin se encuentra recluido y privado de libertad, según denuncia la plataforma Enraizados, “por el ‘delito’ de ser fiel a su conciencia y a la fe que profesa”.
En unos días se cumplen dos años de aquel arresto sin tener claridad de dónde y cómo está. Según informa Enraizados, citando al portal asiático de noticias ucanews.com el 18 de junio de este año algunas religiosas y sacerdotes que se ven obligados a recibir clases gubernamentales para “mejorar la conciencia civil, nacional y legal”, afirmaron que “los funcionarios del gobierno dijeron explícitamente en la última clase que el obispo Ma tiene que continuar su arrepentimiento y la reflexión”.
Ante esta situación la plataforma Enraizados lleva recogiendo firmas desde hace dos años para que el Obispo Ma Daquin sea puesto en libertad y pueda ejercer sus funciones clericales sin ser coaccionado.
Hasta el momento se han recogido más de 7.000 firmas de 50 países, las cuales han sido presentadas en las Naciones Unidas en Ginebra. Además, la plataforma se ha reunido con representantes de las embajadas de la Santa Sede, Suecia, Holanda, República Checa, Irlanda y Costa Rica.
A pesar de los esfuerzos, Enraizados aún no ha conseguido el objetivo final que es que el Obispo Ma Daquin sea liberado, por eso continúan con la recogida de firmas además de pedir reunirse con el Embajador de la República Popular China en España para conocer la situación actual del Prelado. “La Embajada acusó de recibido, pero aún no hemos recibido una fecha para reunirnos con él”, precisan desde Enraizados.

Más en Mundo

Además la plataforma también está pidiendo a las autoridades españolas que “desarrollen las acciones oportunas a nivel internacional para lograr la libertad de Mons. Ma Daquin”.