14 de mayo de 2010 - 12:32 AM

Plan de Dios es única realidad por la que vale la pena vivir y morir, dice nuevo Arzobispo de Medellín

Redacción ACI Prensa

Mons. Ricardo Tobón, nuevo Arzobispo de Medellín
Mons. Ricardo Tobón, nuevo Arzobispo de Medellín

Durante la Eucaristía de posesión canónica como Arzobispo de Medellín (Colombia) en la Catedral Metropolitana, Mons. Ricardo Antonio Tobón Restrepo, renovó su "sí al ministerio de la salvación" y señaló que el proyecto de Dios es "el gran proyecto de la historia, la única realidad por la que vale la pena vivir y morir".

Así lo señaló el Prelado en la Misa que contó con la presencia del Nuncio Apostólico en el país, Mons. Aldo Cavalli; y el Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, Mons. Jesús Rubén Salazar Gómez; entre otros.

Tras renovar su "sí al misterio divino de salvación" que se concreta en "mi sí a esta Iglesia de Medellín", el Prelado señaló que desea "servir a la Iglesia a la que Dios mismo ama a pesar de sus pecados".

"Quiero evangelizar este mundo dramático y apasionante en el que debemos realizar la aventura indispensable del bien, de la verdad, de la libertad y del amor. Quiero buscar y anunciar con pasión el Reino de Dios como el gran proyecto de la historia, como la única realidad por la que vale la pena vivir y morir", afirmó.

Asimismo, el Prelado reconoció que su nueva arquidiócesis pasa por "un momento en que todos venimos sufriendo los zarpazos del secularismo y la presión de una cultura de corte laicista" donde "no pocos luchan por expulsar valores fundamentales de la vida pública, por entronizar la dictadura del relativismo y por vivir como si Dios no existiera. Por eso, lo primero que necesitamos con urgencia es volver a Dios".

"Desde este primer día de mi ministerio en Medellín, les pido: abrámonos a Dios, dejémonos amar por Él, que su amor sea más fuerte que todas nuestras debilidades, que con su amor desaparezcan los odios y las perversidades, que su amor modele el rostro espiritual de nuestra comunidad diocesana, que venga su Reino y que su amor no pase jamás", añadió.

Finalmente, Mons. encomendó su ministerio al "regazo de Nuestra Señora de la Candelaria, nuestra madre y patrona. Ella, que engendró a Cristo y lo cuidó con inefable amor nos sostenga en la fe y acompañe la fatiga y la esperanza de nuestros trabajos apostólicos, para que logremos engendrar en el mundo la vida nueva del Evangelio".

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios