La organización de vigilancia de los derechos humanos “Freedom House” lanzó un pedido a los representantes de Estados Unidos durante la próxima reunión de la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) –que se llevará a cabo este fin de semana en Singapur– para que ejerzan presión sobre el Gobierno de China a favor de la libertad religiosa en el país asiático.

A través del Centro para la Libertad Religiosa, la organización informó que diversos representantes de la Iglesia Católica y otras comunidades chinas son particularmente perseguidos por las autoridades, siendo continuamente secuestrados, detenidos y conducidos a juicio por pruebas judicialmente injustas.

“La persecución religiosa está en alza en China”, advirtió el director del Centro para la Libertad Religiosa, Nina Shea, y agregó que “es imperativo que la delegación estadounidense en APEC aclare a sus colegas chinos que las restricciones contra la libertad religiosa son intolerables”.

Según informó el Vaticano, las autoridades chinas detuvieron el pasado 23 de junio a Mons. Zhao Zhengdong –de 83 años–, quien se encuentra detenido sin conocer su paradero. La detención del Obispo sería parte de una sistemática campaña del gobierno chino para convencer al clero católico de unirse a la Asociación Patriótica, y tener así control sobre la llamada “iglesia subterránea”.

El representante de asuntos religioso de China, Liu Yongqing, negó que el Prelado se encuentre detenido y aseguró que está participando voluntariamente en unas conferencias sobre la política religiosa.

Los obispos católicos chinos son presionados constantemente para renunciar a sus lazos al Papa y someterse exclusivamente a la autoridad del partido comunista.

Más en España

  • Tags: