5 de septiembre de 2019 1:48 pm

Pidamos “atrevidamente” aquello que necesitamos a la Virgen María, anima Obispo

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial. Crédito: Pixabay.
Imagen referencial. Crédito: Pixabay.

El Obispo de Córdoba (España) Mons. Demetrio Fernández, recordó en su carta semanal la festividad de la Natividad de la Virgen, que se celebra el próximo 8 de septiembre y que es “la fiesta de su nacimiento, su cumpleaños”.

Según explica el Obispo, “las fiestas de la Virgen traen consigo gracia abundante de Dios para nosotros, traen alegría y esperanza, son ocasión para experimentar que ella es nuestra Madre”.

En la ciudad de Córdoba celebran a la Virgen de la Fuensanta como patrona de la ciudad.

Por eso el Obispo de Córdoba recuerda que “María es mediadora de todas las gracias” por lo que “todo lo que Dios nos quiere conceder lo hace con la colaboración de la Madre, nos demos cuenta de ello o no”.

Además anima a que en su fiesta pidamos a la Virgen “atrevidamente aquello que necesitemos. En una fiesta suya ella quiere darnos gracias especiales, que hemos de pedir con confianza” porque “en estos días de su fiesta”, “ella nos alcanzará de su Hijo todo lo que le pidamos”.

Mons. Fernández recuerda en la carta que la imagen de la Virgen de la Fuensanta fue coronada canónicamente el 2 de octubre de 1994, hace ahora veinticinco años.

“Cada año, llegado el 8 de septiembre, acudimos a su santuario para rendirle el homenaje de todo el pueblo de Córdoba”, asegura.

La imagen de la Virgen se traslada unos días antes de su fiesta desde el santuario de la Fuensanta, en donde normalmente se encuentra el resto del año, a la Catedral de Córdoba, donde se celebrará la Misa solemne el 7 de septiembre y regresará en procesión a su santuario el 8 de septiembre.

Mons. Fernández explica en su carta que el Evangelio de la fiesta de la Natividad de la Virgen “subraya la grandeza de esta mujer, Virgen y Madre al mismo tiempo”.

También precisa que María es “la mujer elegida por Dios para madre de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo. Lo engendró en su seno virginal sin concurso de varón, por sobreabundancia de vida, como Dios Padre engendra a su Hijo en la sustancia divina sin ninguna otra colaboración”.

Su virginidad, afirma el Obispo de Córdoba, “nos habla de una vida plena y pletórica, abundante y rebosante” y es “una llamada permanente a la fidelidad para todos los cristianos. Ella ha dejado a Dios la iniciativa en todo, y por eso su vida es tan fecunda”.

En ese sentido, el Prelado recuerda que “María no da origen a su Hijo en cuanto Dios” porque “Él es eterno”, sino que “María da origen a ese Hijo en cuanto hombre, y por eso es llamada desde antiguo la ‘Madre de Dios’”.

“Y desde la Cruz, su Hijo divino Jesús nos la ha dado como Madre a todos los discípulos de su Hijo”, precisa y por eso explica que “podemos llamarla madre y tenerla como madre, porque ha sido su Hijo el que nos la ha dado como tal”.

Puede leer la carta íntegra AQUÍ

Etiquetas: Mons. Demetrio Fernández, Virgen María, Iglesia en España, Obispo de Córdoba, Natividad de la Virgen

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios