La diócesis de Cajamarca (sierra norte del Perú) cuenta con un nuevo monasterio construido con ayuda extremeña (España).

El día 4 de noviembre se inauguró el Monasterio de las Madres Carmelitas Descalzas, donde trabaja el misionero de la diócesis de Mérida-Badajoz, Josely Ardila.

El monasterio ha sido posible gracias a la ilusión de "mucha gente", "en especial" de Antonio Briones y familia, benefactores del monasterio, así como de Isa Ardila, hermana de Josely, que ha ido poniendo su "granito" de arena para que la obra sea posible.

Josely ha mostrado su alegría por la obra conseguida. "Llegue mi agradecimiento a todos lo que han ayudado a hacer realidad esta construcción y especialmente a don Antonio Briones y familia, quienes desde el primer momento la asumieron como suya", según informa Iglesia en Camino y recoge Europa Press.

  • Tags: