22 de junio de 2015 11:58 am

Papa Francisco visita la iglesia donde se casaron sus abuelos y bautizaron a su padre

POR ANDREA GAGLIARDUCCI | ACI Prensa

El acta de bautizo del padre del Papa Francisco. Foto Marcon Mancini / ACI Prensa
El acta de bautizo del padre del Papa Francisco. Foto Marcon Mancini / ACI Prensa

Dentro del marco de su visita a Turín, con motivo del 200 aniversario del nacimiento de San Juan Bosco y la exhibición de la Sábana Santa, el Papa Francisco visitó la iglesia Santa Teresa, el lugar se casaron sus abuelos y donde más tarde sería bautizado su padre.

El Papa Francisco no podía faltar a esta etapa de su viaje a Turín, que además de fines pastorales, ha tenido otro objetivo: regresar a sus raíces en el Piamonte italiano.

El 21 de junio, por unos instantes, el Santo Padre suspendió su recorrido por esta ciudad para recordar el matrimonio de sus abuelos y besar la pila bautismal donde bautizaron a su padre. Después de una breve oración para que el Sínodo de la Familia tenga buenos resultados, el Papa Francisco colocó un pequeño texto en el templo sobre el valor de la familia.

La visita estaba programada, la iglesia ofrecía folletos con la fotografía del matrimonio de los abuelos, pero ¿cuáles son los orígenes del Papa Francisco? En varias entrevistas, el Santo Padre subrayó que su padre era de Portocomaro, pero nacido en Turín, y su madre de Buenos Aires, aunque con sangre piamontesa y genovesa.

La historia viene explicada en el libro “Abuela Rosa”, de Orsola Appendino y Giancarlo Libert, y también en el texto “Una familia de nombre Bergoglio”, de Vittorio Croce y Stefano Masino.

En la primera mitad del del siglo XIX, un antepasado del Papa –que provenía probablemente de un pueblo de la zona de Castelnuovo d'Asti, quizás Cortiglione di Robella, al norte de Italia– adquirió de un judío la única casa existente en Portocomaro.

Eran campesinos, pero Giovanni Angelo Bergolio (nacido en 1884 en Portocomaro), se trasladó a Turín en 1906 buscando emanciparse socialmente.

Allí conoció a Rosa Margherita Vassallo. Ella también era migrante. Nació el 27 febrero de 1884 cerca de Todocco, en la localidad de Piana Crixia, provincia de Savona y diócesis de Acqui Terme. Cuando tenía ocho años llegó a Turín porque fue confiada a su tía Rosa, ya que su familia era muy numerosa. Rosa trabajó como costurera.

Giovanni Angelo Bergoglio y Rosa Margherita se casaron el 20 de agosto de 1907, en la iglesia de Santa Teresa, en el número 5 de la calle Santa Teresa. Vivían muy cerca de allí, en el número 12 de esa misma calle. Cuando nació su primogénito, Mario Giuseppe Francesco,el padre del Papa, lo más natural fue bautizarlo en esta iglesia. Era el 2 de abril de 1908.

Más tarde la familia se trasladaría a la calle Alfieri, después a la calle Arsenale, y por último a la calle Garibaldi. Era un ambiente estimulante para los dos jóvenes abuelos del Papa, especialmente para la abuela Rosa que frecuentaba el centro histórico y se empapó bien de la cultura y la espiritualidad de los santos sociales.

En efecto, en el Turín de la época había muchas asociaciones católicas, especialmente femeninas y ella formó parte de alguna de estas.

Según explica Giancarlo Libert: “en 1918, la familia Bergoglio se trasladó a Asti, y en 1929 partieron para Argentina. El 15 de febrero desembarcaron del barco Giulio Cesare en Buenos Aires, donde se reunieron con los hermanos de Giovanni Angelo, que anteriormente habían inmigrado a Paraná, la capital de la provincia de Entre Ríos.

Allí trabajaron en una empresa constructora de suelos, y vivieron en el edificio Bergoglio: una casa de cuatro plantas, una para cada familia. En Paraná fue uno de los primeros edificios en tener ascensor”.

La empresa quebró en 1932 debido a la crisis de 1929 y se trasladó a Buenos Aires. Allí, en un oratorio salesiano, Mario Francesco Giuseppe, conoció a su futura mujer: Maria Regina Sivori.

Se casaron el 13 de diciembre de 1935, y un año después, el 17 de diciembre del 1936 nació su primogénito: Jorge Mario. Sus hermanos y hermanas fueron Alberto Horacio, Oscar Adrián, Marta Regina y María Elena.

Etiquetas: Vaticano, Familia, Papa Francisco, Viajes papales, Turín

Comentarios