El Papa Francisco calificó el atentado ocurrido en un hospital de Pakistán como un “acto brutal e insensato de violencia” y elevó sus oraciones por los más de 70 muertos y los más de 100 heridos que resultaron de estos lamentables hechos.  

El lunes 8 de agosto un hombre detonó 8 kilos de explosivos que tenía adheridos al cuerpo en el Hospital Civil de Quetta, en la zona oeste de Pakistán.

Tras conocer estos hechos, el Santo Padre envió un telegrama, firmado por el Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, en el que dice que el Papa está “profundamente entristecido al conocer la pérdida de vidas tras el ataque a un hospital en Quetta”.

Por ello “Su Santidad el Papa Francisco envía de corazón sus condolencias a los familiares de los fallecidos, las autoridades y a toda la nación, mientras asegura sus oraciones por los muchos heridos de este brutal e insensato acto de violencia”.

Más en Mundo

El ataque habría tenido como objetivo a los juristas que se hallaban presentes en el hospital, que habían ido a visitar al Presidente de la Asociación de Abogados de Baluchistan, Bilal Anwar Kasi, que fue asesinado a tiros por hombres no identificados.

El jefe de Gobierno de Baluchistan, Sanaullah Zehri, declaró al canal de televisión Geo que el ataque suicida fue "planeado" y dirigido a los abogados que se encontraban en el hospital.

Tras la explosión se declaró el estado de emergencia en todos los hospitales de la ciudad y los abogados han anunciado una huelga en protesta por el ataque.

Hasta el momento son dos los grupos terroristas quienes han reivindicado el atentado: por un lado el grupo Jamaat ul Ahrar, escisión del Tehrik-e-Taliban Pakistan; y de otro el Estado Islámico.

En el telegrama enviado al pueblo de Pakistán, el Cardenal Parolin afirma que “para todos los que están de duelo y a todos los que han sido afectados por esta tragedia, Su Santidad invoca los dones divinos de la fortaleza y el consuelo.

El ataque de ayer ha sido uno de los más graves de este 2016, superado solo por el atentado suicida del Estado Islámico en un parque de Lahore contra un grupo de cristianos que celebraba la Pascua, en el que murieron 73 personas y más de 350 resultaron heridas.

(El artículo continúa después)

También te puede interesar: