7 de febrero de 2022 - 10:17 AM

Papa Francisco pide a sacerdotes salir y no quedarse “atrincherados en la sacristía”

POR ALMUDENA MARTÍNEZ-BORDIÚ | ACI Prensa

Papa Francisco con el Seminario Pontificio Lombardo. Foto: Vatican Media
Papa Francisco con el Seminario Pontificio Lombardo. Foto: Vatican Media

El Papa Francisco recibió en audiencia este lunes 7 de febrero, en el Palacio Apostólico Romano, a la comunidad del Seminario Pontificio Lombardo de los Santos Ambrosio y Carlos in Urbe, fundado en 1854.  

Al comienzo de su discurso, el Santo Padre recordó el aniversario de los 100 años de la elección de Pío XI, uno “de los primeros alumnos del seminario”. 

“De estas raíces ligadas a Pío XI tratemos de sacar alguna inspiración: no para cultivar la nostalgia del pasado y cerrarnos a la novedad del Espíritu, que nos invita a vivir el hoy, sino trazando signos proféticos para su ministerio y su misión, particularmente al servicio de la Iglesia”, explicó. 

Corazones abiertos, compasivos y misericordiosos  

A continuación, el Papa Francisco animó a los sacerdotes a “salir al exterior” al igual que lo hizo Pío XI, quien tras ser elegido Pontífice, impartió la bendición Urbi et Orbi desde el edificio de la Loggia exterior, y no desde el interior como se había hecho anteriormente.  

“No nos quedemos atrincherados en la sacristía y cultivemos pequeños grupos cerrados en los que podamos quedarnos y estar tranquilos. Hay un mundo que espera el Evangelio, y el Señor quiere que sus pastores se conformen en torno a Él, llevando en su corazón y sobre sus hombros las expectativas y las cargas del rebaño. Corazones abiertos, compasivos y misericordiosos”, les pidió el Santo Padre.  

El Papa Francisco recordó a los miembros del Seminario Lombardo que “Dios nunca se cansa de perdonar” y que “somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón, pero Él nunca se cansa de perdonar”.   

“Corazones abiertos, compasivos, misericordiosos, como decía, y manos trabajadoras y generosas que se ensucian y se lastiman por amor, como las de Jesús en la Cruz. Así, el ministerio se convierte en una bendición de Dios para el mundo”, afirmó el Santo Padre. 

“Necesitamos el testimonio de la vida: ser sacerdotes que ardan por el deseo de llevar el Evangelio a las calles del mundo, a los barrios y a los hogares, especialmente a los lugares más pobres y olvidados”, dijo a continuación.   

¿Qué cosa puedo ofrecer al Señor?  

El Papa también invitó a los seminaristas a preguntarse qué podían ofrecer al Señor, “una pregunta que abre el corazón a la disponibilidad y al servicio”.  

Hay todo un mundo sediento de Cristo. Sed pastores del rebaño, y no peones de los ‘mejores’. Os exhorto a cultivar con entusiasmo en estos años y en esta ciudad, en la dimensión universal de Roma y de Lombardía, un corazón abierto, un corazón dispuesto, un corazón misionero”.  

Reparadores de las desigualdades  

El Santo Padre también recordó durante su discurso las palabras de Pío XI en la carta encíclica Quadragesimo anno, unas palabras “escritas hace casi un siglo, pero que siguen siendo actuales”. 

“Qué cierto y qué trágico es esto ahora, cuando la brecha entre los pocos ricos y los muchos pobres es cada vez mayor”, lamentó el Papa Francisco.  

Ante esta situación, el Pontífice les animó a ser “tejedores de comunión, reparadores de las desigualdades, pastores atentos a los signos de sufrimiento del pueblo. Incluso a través de los conocimientos que están adquiriendo, sed competentes y valientes a la hora de elevar palabras proféticas en nombre de los que no tienen voz”.  

Etiquetas: Sacerdotes, Seminario, El Papa Francisco

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios