19 de enero de 2017 5:43 am

Papa Francisco: Luchemos a diario contra el "imperio de Satanás" que quiere destruirnos

POR ÁLVARO DE JUANA | ACI Prensa

El Papa en la Misa. Foto: L'Osservatore Romano
El Papa en la Misa. Foto: L'Osservatore Romano

La homilía del Papa Francisco en la Misa que celebró en la Casa Santa Marta se centró en el Evangelio del día en el que una gran multitud sigue a Jesús e incluso los malos espíritus reconocían que era el Hijo de Dios. El Pontífice alertó entonces de los espíritus del mal que intentar llevar al hombre por caminos equivocados.

Francisco habló sobre cómo en el relato evangélico los espíritus impuros reconocían que Jesús era el Hijo de Dios. “Esta es la verdad; esta es la realidad que cada uno de nosotros siente cuando se acerca a Jesús. Los espíritus inmundos buscan impedirlo, nos hacen la guerra. ‘Pero padre, yo soy muy católico, voy siempre a Misa. Nunca, nunca tengo estas tentaciones. Gracias a Dios ¡no!”.

“¡Reza, porque estás en un camino equivocado!”, dijo el Papa. “Una vida cristiana sin tentaciones no es cristiana: es ideológica, es agnóstica, pero no cristiana. Cuando el Padre lleva a la gente a Jesús hay otro que te lleva a lo contrario y te hace la guerra desde dentro, y por eso San Pablo habla de la vida cristiana como de una lucha: una lucha de todos los días. ¡Una lucha!”.

Se trata de una lucha “para vencer, para destruir el imperio de Satanás, el imperio del mal”. Y para eso “ha venido Jesús, ¡para destruir a Satanás! Para destruir su influencia sobre nuestros corazones”. Por tanto, el Padre “lleva a la gente a Jesús” mientras que el espíritu del mal “buscar destruir, ¡siempre!”.

El Pontífice se preguntó si realmente uno lucha contra el mal y señaló que si uno quiere ir hacia delante “¡debes luchar!, sentir que el corazón lucha, para que Jesús venza”.

“Pensemos como es nuestro corazón: ¿siento esta lucha en mi corazón? Entre la comodidad o el servicio a los otros, entre divertirme un poco o hacer una oración y adorar al Padre, entre una cosa y la otra, ¿siento la lucha? ¿Quiero hacer el bien o hay algo que me detiene, me vuelve ascético? ¿Creo que mi vida conmueve el corazón de Jesús? Si no creo esto, tengo que rezar mucho para creerlo, para que me sea dada esta gracia”.

“¿Por qué le seguía esa muchedumbre?”, preguntó el Santo Padre. El Evangelio cuenta que entre ellos había “enfermos que buscaban ser sanados”. Pero también personas a las que le gustaba “escuchar a Jesús, porque no hablaba como los doctores, sino que hablaba con autoridad” y “esto les tocaba el corazón”.

La gente “llegaba de forma espontánea”, “no la llevaba el autobús como hemos visto muchas veces cuando se organizan manifestaciones y muchos tienen que ir allí para ‘verificar’ su presencia, para no perder después su puesto de trabajo”.

Esta gente “iba allí porque sentía algo” y Jesús se ve obligado a tomar una barca y alejarse un poco en el lago. “Algunos eran curiosos, pero estos eran los ascetas, la minoría. Era el Padre que llevaba a la gente hasta Jesús. A tal punto que Jesús no permanecía indiferente, como un maestro estático que decía sus palabras y después se lavaba las manos. Esta muchedumbre tocaba el corazón de Jesús”.

Francisco explicó que ante esta realidad “Jesús estaba conmovido, porque veía a esta gente como ovejas sin pastor” y “el Padre, a través del Espíritu Santo, lleva a la gente a Jesús”.

El Papa aseguró que no son los argumentos “apologéticos” los que hacen mover a las personas, sino que “es necesario que sea el Padre el que te lleve a Jesús”.

“Que cada uno de nosotros busque en su corazón cómo va la situación allí. Y pidamos al Señor ser cristianos que sepan discernir qué ocurre en el propio corazón y elegir bien el camino en el que el Padre nos lleva a Jesús”, invitó.

Evangelio comentado por el Papa:

Marcos 3:7-12

7 Jesús se retiró con sus discípulos hacia el mar, y le siguió una gran muchedumbre de Galilea. También de Judea,
8 de Jerusalén, de Idumea, del otro lado del Jordán, de los alrededores de Tiro y Sidón, una gran muchedumbre, al oír lo que hacía, acudió a él.
9 Entonces, a causa de la multitud, dijo a sus discípulos que le prepararan una pequeña barca, para que no le aplastaran.
10 Pues curó a muchos, de suerte que cuantos padecían dolencias se le echaban encima para tocarle.
11 Y los espíritus inmundos, al verle, se arrojaban a sus pies y gritaban: «Tú eres el Hijo de Dios.»
12 Pero él les mandaba enérgicamente que no le descubrieran.

También te puede interesar: 

Etiquetas: Vaticano, Papa Francisco, Homilías del Papa Francisco, Casa Santa Marta, Santa Marta, Satanás, diablo

Comentarios