21 de noviembre de 2018 10:17 am

Papa Francisco agradece a comunidades contemplativas frutos de santidad y misericordia

POR MERCEDES DE LA TORRE | ACI Prensa

Papa Francisco / Foto: Daniel Ibáñez (ACI Prensa)
Papa Francisco / Foto: Daniel Ibáñez (ACI Prensa)

El Papa Francisco aseguró que el mundo y la Iglesia necesitan de las comunidades contemplativas; así lo indicó este miércoles 21 de noviembre en un mensaje con ocasión de la Jornada Pro Orantibus, promovida por la Congregación para los Institutos de la Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.

En el mensaje dirigido a los participantes del congreso “Profundización en la Vultum dei quaerere y en la Cor orans” realizado en la Pontificia Universidad Lateranense, el Papa agradeció a “todos los religiosos y religiosas que siguen a Cristo en la vida contemplativa, buscando el rostro de Dios, y que participan a la misión de la Iglesia siendo el corazón orante de ella”.

El Santo Padre manifestó “el gran aprecio de la Iglesia por esta forma de vida”.

“¿Qué sería de la Iglesia sin la vida contemplativa? ¿Qué sería de los miembros más débiles de la Iglesia que encuentran en ustedes un apoyo para continuar el camino? ¿Qué sería de la Iglesia y del mundo sin los faros que señalan el puerto a quien está perdido en alta mar, sin las antorchas que iluminan la noche oscura que estamos cruzando, sin las centinelas que anuncian el nuevo día cuando todavía es noche?”, preguntó.

En esta línea, el Pontífice agradeció a las hermanas y hermanos contemplativos por ser “apoyo para los débiles, faros, antorchas y centinelas”. “Gracias porque nos enriquecen con tantos frutos de santidad, de misericordia y de gracia”, expresó.

El Santo Padre destacó que reza junto a toda la Iglesia para que “el Señor pueda realizar en sus corazones su obra y los transforme completamente en Él, fin último de la vida contemplativa” y para que las comunidades sean “verdaderas escuelas de contemplación y oración. El mundo y la Iglesia necesitan de ustedes”.

Formación durante toda la vida

El Pontífice exhortó a tomarse en serio “el desafío de la formación, que como bien saben, consiste en un itinerario de asimilación progresiva a los sentimientos de Cristo hacia el Padre”.

El Papa recordó que la formación es para toda la vida, por lo que es necesario “aceptar con responsabilidad” que “es un proceso lento, para el cual es importante no tener prisa”.

En este sentido, el Papa animó a no olvidar la importancia “del discernimiento y del acompañamiento espiritual y vocacional de las candidatas, sin dejarse llevar por la ansiedad de los números y la eficiencia”.

Asimismo, para que la vida contemplativa “sea significativa para la Iglesia y para el mundo de hoy -dijo el Papa- es necesario apostar por una formación adecuada a las exigencias del momento presente: una formación integral, personalizada y bien acompañada”, y añadió que “tal formación nutrirá y guardará su fidelidad creativa al carisma recibido”.

Al finalizar, el Papa invitó a los participantes  a vivir esta jornada en fraternidad para que reciban “luz y vida en sus comunidades” y, para ello, la Virgen María “modelo de contemplación” enseña a “buscar constantemente el rostro de Dios y permanecer files a su misión de ser corazón orante de la Iglesia”.

La Jornada Pro Orantibus fue instituída por el Papa Pío XII en 1953 y se celebra en la fiesta litúrgica de la Presentación de María. Por este motivo, este año se realizó el Congreso “Profundización en la Vultum dei quaerere y en la Cor orans” en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma.

Etiquetas: Vida consagrada, Religiosas, religiosos, Papa Francisco, vida contemplativa

Comentarios