11 de diciembre de 2020 - 9:57 PM

Pandemia afecta económicamente a la Iglesia en Francia

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial. Crédito: Pixabay
Imagen referencial. Crédito: Pixabay

La Conferencia Episcopal Francesa (CEF) publicó el 9 de diciembre de 2020 el informe económico de final de año, que revela que debido a la pandemia del coronavirus la Iglesia en el país ha perdido entre el 30% y el 40% de sus ingresos.

El encargado de asuntos económicos de la CEF, Ambroise Laurent, dijo que la situación presentada en el informe es alarmante.

El documento, disponible en la página web de la Iglesia Católica en Francia, señala que “la situación sanitaria por la que atraviesa el mundo desde hace varios meses ha tenido repercusiones directas en las finanzas de la Iglesia Católica. Con los dos periodos de confinamiento (marzo-mayo y octubre-hasta la fecha), y por la imposibilidad de los católicos de reunirse para la Misa, se estima una pérdida alrededor de noventa millones de euros que no pudieron ser recolectados localmente en las diócesis”.

La única fuente de ingreso de una diócesis en Francia es la generosidad de los fieles. Con lo recolectado se mantienen los bienes inmobiliarios que sirven para la misión de la Iglesia, como casas curales, salones parroquiales y los templos construidos después de 1905. Además, se asegura el sostenimiento de los consagrados y el salario de alrededor ocho mil empleados en total que trabajan en las diócesis o en algún servicio eclesial a nivel nacional.

En el informe, el Episcopado recuerda que la generosidad de los fieles está constituida por 5 clases de dones.

Uno es el diezmo de la Iglesia, que en Francia constituye la principal fuente de ingresos al ser el 39% de los recursos recolectados en un año. Se trata de la contribución voluntaria de cada católico, practicante habitual o no; éste se destina para el funcionamiento de la diócesis, para responder a las cargas inmobiliarias y para el sostenimiento de los sacerdotes y de los empleados de las diócesis.

Otro es la ofrenda recolectada en cada Misa, que representa el 23% de los ingresos anuales y sirve para cubrir los gastos de funcionamiento de cada parroquia (calefacción, electricidad) y todos los gastos de las actividades parroquiales.

Luego sigue el estipendio “casual”, que es la ofrenda que cada familia aporta, dentro de las medidas de sus posibilidades, cuando pide un sacramento como el bautismo, el matrimonio, o las exequias de un familiar.

El cuarto es el estipendio por una intención de Misa, que es cuando un feligrés pide que la Misa sea celebrada por una intención particular. Esta ofrenda ayuda a completar el sostenimiento de los sacerdotes.

Finalmente siguen las herencias o “legados”, que son ingresos excepcionales que permiten proyectar grandes trabajos para la Iglesia de mañana.

A pesar de la crítica situación financiera, el informe destaca la generosidad de los feligreses que, siendo menos numerosos que en otras épocas, han manifestado su compromiso y sentido de pertenencia con la Iglesia.

En Francia para esta época de Navidad se lanza la campaña del diezmo. Este año estará animada por el lema “Merci!” (Gracias), esperando sensibilizar y movilizar a más personas para que contribuyan financieramente a la vida de la Iglesia, proponiendo nuevos medios de donación: transferencias a través del sitio en internet o por medio de mensajes de texto.

Etiquetas: Economía, Francia, Iglesia en Francia, Coronavirus, Covid-19, pandemia

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios