23 de noviembre de 2003 - 2:10 PM

Obispos proponen Adviento de solidaridad espiritual y material a chilenos

Redacción ACI Prensa

Obispos proponen Adviento de solidaridad espiritual y material a chilenos

En el mensaje final de la 86º Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Chilena (CECH), los obispos hicieron un llamado a la sociedad nacional a vivir el Adviento que comienza en unos días en espíritu de solidaridad. Con el título "Tratemos a los demás como queremos ser tratados", el mensaje episcopal trata los principales problemas que afectan actualmente al país y urge la “salvaguarda y promoción de la dignidad de cada persona”, teniendo como lema esta ley de Cristo.

“Jesucristo nos dejó esta ley fundamental: ‘Traten a los demás como quieren que ellos los traten a ustedes’ (Mt. 7, 12). Expresión de este respeto y consideración a las otras personas, es la virtud de la solidaridad, que consiste en ponerse en el lugar del otro, compartiendo los bienes materiales y espirituales”.

Los obispos felicitan y alientan a quienes “en distintas formas de voluntariado dan lo mejor de sí mismos a los más necesitados. En estos días, muchos chilenos acuden en ayuda de los niños discapacitados. Quiera Dios que estos gestos solidarios se transformen en una corriente ininterrumpida de solidaridad, que devuelva a nuestra sociedad la confianza en los demás”.

En el texto, los obispos recuerdan que “el Adviento es un tiempo propicio para salir al encuentro de Cristo que viene, para convertir nuestras vidas a El y ejercitar la misericordia con el prójimo”.

Asimismo, se refieren a los acontecimientos “que han conmovido la opinión pública en los últimos tiempos, su tratamiento en algunos medios de comunicación social, la confusión entre hechos objetivos y conductas supuestas”, que “reclaman una especial atención y un ejercicio honesto de búsqueda de la verdad y de adhesión a ella”.

Los prelados sostienen que “hoy, más que nunca, es necesario velar y mantener el corazón atento y sensible frente al bien más querido y precioso de nuestra sociedad, la dignidad de la persona humana”.

“Sabemos que la calidad de la sociedad depende de la calidad de cada persona. Por eso mientras Chile está encaminándose hacia horizontes cada vez más esperanzadores, necesita absolutamente de ella”, agregan.

Por eso, los prelados invitan “a que el cuidado en la formación de personalidades libres y responsables, abiertas al diálogo, a la confianza, a la participación ciudadana y a la búsqueda del bien común, constituya un objetivo buscado y valorado en la educación de los jóvenes y de todos los ciudadanos. Esto nos permitirá vivir, en lo privado y en lo público, de acuerdo a los valores éticos inscritos en lo más profundo de la conciencia humana”.

Los obispos dedicaron una parte de su mensaje a la investigación judicial sobre “una red de pedofilia, pornografía y drogas, que tendría como víctimas sobre todo a niños que viven en la marginalidad y pobreza, han causado estupor, alarma y un profundo dolor en nuestra patria”, y que involucraría a altos funcionarios públicos.

“La Iglesia apoya decididamente a quienes deben intervenir en esta investigación y ora por ellos, a fin de que se esclarezcan pronto los hechos y se haga justicia”, indicaron.

Sin embargo, precisaron que estas investigaciones “ocasionan un sufrimiento indecible tanto a quienes aparecen bajo la sospecha de haber participado en los hechos, como también a sus familias y asociaciones en las cuales participan”.

“No se debe olvidar, que los dolorosos hechos que comentamos se dan ‘en el contexto de un mundo que equivocadamente ha hecho de la total libertad sexual una de las banderas de lucha de la modernidad, y que crea un ambiente que contribuye a la pérdida del verdadero y hermoso sentido del amor y de la sexualidad humana’”, aclararon.

Los prelados invitan “a conocer y a vivir la doctrina de la Sagrada Escritura proclamada por la Iglesia sobre la sexualidad, en particular la finalidad unitiva y procreativa del ejercicio de la sexualidad, que sólo se da dentro de la unión conyugal estable entre el hombre y la mujer”.

Finalmente, pidieron “a Jesucristo, nuestro Salvador y Maestro, por intercesión de nuestra Madre la Virgen María, a quien celebramos en este mes, que nos ayude a poner todos nuestros esfuerzos en fortalecer y cuidar nuestra familia chilena, dando a los niños la esperanza que se merecen, y así lograr que seamos una auténtica nación de hermanos”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios