19 de septiembre de 2003 - 2:10 PM

Obispos advierten consecuencias de legalizar la prostitución en Argentina

Redacción ACI Prensa

Obispos advierten consecuencias de legalizar la prostitución en Argentina

Tras la aprobación de la ley que despenaliza la prostitución en las calles de la provincia de Entre Ríos, los obispos de la región publicaron un comunicado en el que rechazaron esta legislación “antinatural” y advirtieron que podría llevar a un “permisivismo fatal, favoreciendo la degradación de la moral pública”. En el mensaje –firmado por el Arzobispo de Paraná, Mons. Mario Luis Bautista Maulión, y los obispos Mons. Luis Guillermo Eichhorn de Gualeguaychú y Mons. Héctor S. Cardelli de Concordia–, los prelados explicaron que la prostitución es “una degradación perversa de quien la ejerce y una forma aberrante de esclavitud”.

“Hace unos días fuimos sorprendidos por la aprobación por parte del Senado Provincial de una Ley de despenalización de la oferta sexual en las calles. Esta sorpresa es, además, una pena pues consideramos que dicha Ley ignora o pasa por alto derechos y principios que tocan la dignidad misma de las personas, lesiona la solidez de la familia, afecta la moralidad pública y perjudica la educación de niños y adolescentes: todo esto es precisamente lo que debe cuidar un legislador al sancionar una ley”, afirmaron los obispos.

“Queremos reafirmar –añadieron– el derecho al trabajo que tiene todo hombre y mujer. Pero sostenemos que dicho trabajo debe ser digno de la persona, atendiendo a su integridad física, moral y social”.

El comunicado agregó que “el ejercicio de la prostitución ofende la dignidad de toda persona humana, tanto de quien la ofrece como sobre todo del que se aprovecha de esta situación. No hay justificación para promover este tipo de práctica”.

“No ignoramos que muchas personas, sobre todo mujeres de condición humilde, estén tentadas y empujadas a ejercer esta práctica, degradante y denigrante, por la terrible situación que estamos viviendo. Pero no es con tal tolerancia como se soluciona este problema sino buscando el bien de y la dignidad de la persona, única garantía del bien común”, explicó la carta.

Los obispos explicaron que “al Estado corresponde, con todos los poderes que tiene, procurar la búsqueda de formas y ofertas laborales para todas las personas, en especial las más necesitadas, y no hundirlas en el vicio o exponerlas a la explotación de personas inescrupulosas que nunca faltan en esto que desgraciadamente muchos llaman ‘comercio’”.

“Como pastores de la Iglesia nos sentimos responsables de la salud e integridad moral de todos nuestros feligreses y partícipes en la búsqueda del bien común de todos los miembros de la sociedad: por todo esto pedimos serenidad y reflexión para recapacitar sobre los alcances que esta medida puede tener para nuestra sociedad. Y, luego, tomar las medidas y decisiones que conduzcan a preservar la salud moral de la población”, afirmaron los prelados.

“Exhortamos a nuestro feligreses a pedir insistentemente al Señor, luz para que las autoridades a las que compete tomar las resoluciones pertinentes actúen teniendo en cuenta los intereses de la salud moral de la población y la defensa y protección de las familias y de los sectores de la población más necesitados y expuestos”, concluyeron los obispos.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios