31 de mayo de 2006 - 9:20 PM

Obispo recuerda a chilenos el valor del domingo como Día del Señor

Redacción ACI Prensa

Obispo recuerda a chilenos el valor del domingo como Día del Señor

El Obispo Auxiliar de Santiago, Mons. Cristián Contreras Villarroel, recordó a los chilenos que “no todo en nuestra sociedad puede estar basado en las relaciones económicas” y los alentó a valorar el domingo como Día del Señor.

En un artículo titulado "El día domingo" y publicado por el diario El Mercurio, Mons. Contreras repasó la historia de la celebración dominical en la Iglesia y aclaró que no se trata de una “imposición de la cultura cristiana”.

 “Para los creyentes debiera ser un punto de central discernimiento acerca de lo que hace con su existencia y con la de los demás. Y para toda persona humana, el domingo es un dato de su constitución limitada que necesita del descanso semanal, pero también de su estructura religiosa, social o familiar y de su carácter lúdico”, indicó.

“¿Significa esto que en el domingo se debe abstener de todo trabajo? De ningún modo. ¿Qué pasaría por ejemplo con la atención a los enfermos en los hospitales, clínicas y postas? ¿Qué sucedería si servicios como las panaderías o los transportes públicos y las bencineras cesaran en sus trabajos? ¿Qué pasaría si no funcionaran los cines o no hubiese partidos de fútbol? También en domingo necesitamos servicios de informaciones en radio, diarios y televisión”, aclaró.

Asimismo, precisó que “para la vida contemporánea son necesarios hoy en día los servicios y los lugares de esparcimiento; es necesario que ellos sirvan a la estructura fundamental del ser humano, a sus necesidades naturales y que permitan compartir en familia. Para ello nuestra cultura ha acuñado el término ‘estar en turno’, pero manteniendo el domingo como día saludable para el descanso y en el caso de los creyentes también para religarse con su origen: Dios”.

El Obispo precisó que “no todo en nuestra sociedad puede estar basado en las relaciones económicas. El ser humano es más que su capacidad de hacer negocios. Lo económico no puede subyugar el anhelo profundo de la persona humana de descansar, de estar consigo misma, de relacionarse con su familia y con el Señor”.

“La experiencia de los países económicamente más desarrollados muestra que es absolutamente humano –justo y necesario– guardar un tiempo privilegiado para cultivar la vida familiar, el encuentro gratuito con otros y el ocio como contraparte del negocio o trabajo del resto de la semana. Para la estructura fundamental de la persona humana, el domingo es un regalo y un derecho”, concluyó.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios