El Obispo de Huesca y Jaca, Mons. Jesús Sanz Montes, defendió la nota de la Conferencia Episcopal sobre los criterios que debe tener en cuenta un católico para votar, y lamentó que quienes "nos han negado la libertad de expresión se presenten como paladines de una falsa tolerancia que termina siendo liberticida exclusión".

En ese sentido, señaló que las palabras emitidas por los obispos no son una intromisión en el campo político, sino el ofrecimiento de "una perspectiva moral de las cuestiones que los políticos tratan en sus propuestas y sus gestiones".

Asimismo, reafirmó la voluntad dialogante de los obispos españoles, y señaló que hablarán "con gente que de veras sabe y quiere dialogar"; así como con aquellos que saben discrepar. "Pero el diálogo y la discrepancia son un arte que requieren talento y apertura, para que no terminen en censura y crispación sin más".

Por ello, recordó a los católicos "y a cuantos nos quieran escuchar", que la vida es un derecho innegociable, así como la defensa de la familia tal como Dios la pensó, la patria potestad, la integridad de España, la no negociación con el terrorismo, y el respeto a los inmigrantes y personas débiles.

"De esto hemos hablado los obispos. No estamos apoyando o rechazando unas siglas, sino expresando lo irrenunciable de una posición moral que es la que nos mueve a la hora de ejercer el derecho y deber ciudadano de votar o botar a nuestros representantes", expresó. La carta completa se encuentra en

http://www.diocesisdehuesca.org/noticias/Obispo/2007-2008/votarobotar.htm

Más en España

  • Tags: