19 de octubre de 2018 3:10 pm

Obispo plantea cuatro preguntas para una buena catequesis

Redacción ACI Prensa

Jóvenes. Foto: Flickr JMJ Río 2013 (CC BY-NC-SA 2.0)
Jóvenes. Foto: Flickr JMJ Río 2013 (CC BY-NC-SA 2.0)

En su intervención en el Sínodo de los Jóvenes en el Vaticano, el Obispo Auxiliar de Montreal (Canadá), Mons. Thomas Dowd, propuso cuatro interesantes preguntas para llegar a una buena catequesis.

Las preguntas que planteó el Prelado canadiense son las siguientes:

1.- ¿Quién es Dios?

2.- Si Dios es bueno, ¿por qué hay mal en el mundo?

3.- Si Dios es bueno y hay mal en  el mundo, ¿qué cosa ha hecho Dios para afrontarlo?

4.- Si Dios es bueno pero hay mal en el mundo y Dios está haciendo algo para afrontarlo, ¿cómo puedo ser parte de esto?

“Mi convicción es que estas preguntas están en el corazón de toda persona, religiosa o no, y que la fe cristiana puede dar una respuesta total a ellas”, aseguró el Obispo que es relator de uno de los grupos de discusión en inglés en el Sínodo.

En su opinión, se debe “comenzar con las respuestas a estas preguntas, y así cualquier otra encuentra su lugar y podremos tener la imagen completa revelada”. El Obispo consideró en su intervención en el Sínodo que la fe católica es como un gran rompecabezas que debe aprenderse a armar individualmente con cada persona.

“No habrá dos personas que hagan el rompecabezas del mismo modo, dado que nuestras experiencias son distintas, pero sabremos dónde comenzar y cómo terminar, y si nos equivocamos podremos corregirlo más fácilmente sin confusiones”, dijo Mons. Dowd.

El Obispo puso como ejemplo el caso de una mujer conversa al catolicismo que en su proceso se mostraba insatisfecha por la catequesis que recibía porque “se recitaba el credo línea por línea pero no le mostraban cómo estás líneas estaban conectadas”.

El Prelado contó que le propuso la idea del rompecabezas y de la necesidad de guardar la imagen completa del resultado final para tenerla siempre como guía.

“Sabemos que debe haber algo más que un componente intelectual para ser un discípulo, pero debemos darnos cuenta de que los jóvenes y los no tan jóvenes tienen preguntas reales y profundas que merecen una respuesta”, resaltó.

En su opinión, para llegar a una nueva forma de catequesis es necesario “conocer los bordes y las esquinas del rompecabezas que nos dan la base”, dijo el Obispo Auxiliar de Montreal que ha pensado escribir una reflexión que responda a las preguntas que planteó en el Sínodo.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en ACI Stampa.

Etiquetas: Catequesis, Sínodo, Sínodo de los Obispos 2018, Sínodo de los jóvenes

Comentarios