2 de junio de 2020 - 4:31 PM

Obispo pide liberar de la cárcel a 3 migrantes no violentos en riesgo de COVID-19

Redacción ACI Prensa

Foto referencial. Crédito: Pixabay
Foto referencial. Crédito: Pixabay

El Obispo de Davenport, Iowa (Estados Unidos), Mons. Thomas Zinkula, envió una carta al jefe de seguridad local para pedir la liberación de tres inmigrantes guatemaltecos “no violentos” detenidos por presunta condición ilegal.

Según los medios locales, el 4 de marzo José Cerillo y sus cuñados Jacinto Cuyuch-Brito y Juan Daniel Cuyuch-Brito fueron arrestados en una redada de inmigrantes de Cedar Rapids, acusados de poseer documentos de trabajo falsos o de ingresar ilegalmente al país.

En una conferencia de prensa el 6 de mayo en Cedar Rapids, Juana, la esposa de José, señaló que el 4 de marzo los agentes del orden llamaron a la puerta de su apartamento poco antes de las 7 a.m. Según The Catholic Messenger, los agentes rompieron la puerta y registraron su ropa y contactos telefónicos. La mujer dijo que los agentes la interrogaron durante más de dos horas.

En la conferencia de prensa, Juana afirmó que estaba preocupada por su esposo, detenido en la cárcel del condado de Linn, pues sabe que hay al menos dos casos confirmados de coronavirus en el centro penitenciario y José tiene una afección cardíaca grave, condición que lo hace más propenso a sufrir complicaciones graves o fatales por el COVID-19.

“Solo estamos aquí para trabajar. Venimos aquí porque tenemos que hacerlo, por necesidad”, dijo Juana, según el Registro de Des Moines. “Si uno de nosotros adquiere la enfermedad y terminamos muriendo, no podremos volver a vernos”, añadió.

Rosa, la esposa de Jacinto Cuyuch-Brito, también está luchando con la ausencia de su esposo. Ella y su bebé, que en el momento del arresto tenía solo dos meses de nacido, se mudaron a la Casa Católica de Trabajadores local, pues sin su esposo ya no pueden pagar el alquiler de su vivienda.

Mons. Zinkula dijo que le sorprendió la historia de Rosa y que quería ver si había alguna forma en que pudiera ayudar. Para el Prelado, si bien escribir una carta es una acción simple, pensó que “tal vez debido a mi rol, podrían prestarle un poco más de atención”.

Fue así que el 7 de mayo Mons. Zinkula envió una carta en la que argumenta a favor de permitir que los hombres regresen a sus familias mientras esperan sus procedimientos judiciales.

“La actual pandemia de COVID-19 coloca a los inmigrantes detenidos en una situación muy vulnerable”, dice Mons. Zinkula en la carta dirigida a Michael Hindman, jefe de Seguridad Nacional de Cedar Rapids, Iowa.

“Dar sanciones menos restrictivas reducirá el riesgo de exposición al coronavirus para estos tres individuos no violentos, que están en la cárcel por razones legítimas de seguridad pública, y el personal de la cárcel que continúa su trabajo de primera línea de seguridad pública esencial”, escribió el Prelado.

En declaraciones a CNA, agencia en inglés del Grupo ACI, Mons. Zinkula dijo que su propuesta ayudaría a proteger a los vulnerables y honrará la unidad familiar sin comprometer la seguridad pública.

“Estos son principios básicos de la enseñanza social [católica]: la dignidad de todas y cada una de las vidas humanas”, dijo el Prelado. “Todos somos hijos de Dios, y todos debemos ser tratados con respeto. Esto [el envío de la carta] es solo una aplicación de ese principio. Aquí tenemos una situación de la vida real, donde no parece que eso esté sucediendo”, añadió.

Asimismo, Mons. Zinkula se refirió a un análisis de abril del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, donde encontró que en los reportes estadísticos entre centros correlacionales y de detención se reveló que el 86% de las jurisdicciones tenían presos que dieron positivo al COVID-19.

En relación con el estudio, las cárceles de todo el país se han convertido en puntos críticos para el coronavirus, debido a que el distanciamiento social es difícil de aplicar en los entornos penitenciarios.

A la fecha, el Prelado no ha recibido una respuesta a su carta, pero todavía tiene la esperanza de que los tres hombres serán liberados de la detención, pues considera que los tres hombres son delincuentes no violentos y representan poco riesgo para la comunidad.

Mons. Zinkula alentó a los fieles a “mirar la situación a través de una lente católica en lugar de una lente política. Recuerden, somos católicos antes de ser miembros de un partido en particular”.

“Los inmigrantes son seres humanos, hermanos y hermanas en Cristo y necesitan ser tratados con dignidad y respeto”, dijo. “Están aquí, y no importa cómo llegaron aquí, son seres humanos y por eso debemos tratarlos como son”, concluyó.

Traducido y adaptado por Cynthia Pérez. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Estados Unidos, Guatemala, migrantes, Iglesia en Estados Unidos, cárcel, Coronavirus, pandemia, covid19

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios