23 de noviembre de 2018 8:48 pm

Obispo lamenta asesinato de sacerdote en la puerta de su iglesia

Redacción ACI Prensa

Foto referencial: Pixabay dominio público
Foto referencial: Pixabay dominio público

El Obispo de Mamfe (Camerún), Mons. Andrew Nkea, lamentó el asesinato del sacerdote Cosmas Ondato Ondari, quien recibió varios disparos cuando estaba frente a la iglesia de San Martín de Tours, donde era vicario parroquial.

La muerte del P. Ondari ocurrió el miércoles 21 de noviembre, alrededor de las 3:00 p.m., en la ciudad de Mamfe, ubicada en el suroeste de Camerún.

“Visité la parroquia el jueves 22 de noviembre y personalmente conté 21 agujeros de bala en la iglesia en la que, en ese momento, el sacerdote, el catequista y muchos cristianos estaban realizando varias actividades. La sangre del sacerdote asesinado se podía ver claramente en la entrada de la iglesia, justo en la puerta. Él murió en la misma casa de Dios y rezamos para que Dios, a quien sirvió tan bien, lo reciba en su reino celestial”, escribió el Obispo en una declaración del 22 de noviembre.

Mons. Nkea dijo que, según algunos testigos, los causantes de la muerte del sacerdote fueron soldados del Gobierno, pertenecientes a la Gendarmería Nacional, “que disparaban a cualquier lado desde el vehículo en el que pasaron por el lugar”.

“Pido a los cristianos de la Diócesis de Mamfe, especialmente a los cristianos de la parroquia de Kembong (San Martín de Tours), que estén calmados y unidos en oración. Las fuerzas del mal están al acecho contra la Iglesia de Dios, pero como cristianos, creemos en la promesa de Cristo de que las puertas del Infierno no prevalecerán contra su Iglesia”, señaló el Prelado.

Tras hacer un llamado para que estos asesinatos cesen, el Obispo indicó que desde diciembre de 2017 y al final de casa Misa, en toda la Diócesis de Mamfe se reza la oración por la paz atribuida a San Francisco de Asís.

“Les pido a todos nuestros cristianos que intensifiquen esta oración y no se rindan, porque, con seguridad, Dios no abandona a su gente”, destacó.

El Obispo explicó además que la zona donde servía el P. Ondari era particularmente peligrosa debido al conflicto armado que ya lleva cuatro años.

El P. Ondari nació en Gucha (Kenia), el 19 de septiembre de 1985. Tras ingresar a la Sociedad Misionera de San José, conocidos como misioneros de Mill Hill, fue enviado a estudiar Filosofía al Seminario Reina de los Apóstoles en Uganda.

Luego fue enviado a Camerún para la experiencia pastoral que realizó en la parroquia Fundong en la Arquidiócesis de Bamenda. Volvió después a Kenia para estudiar Teología en la Tangaza University en Nairobi.

Fue ordenado sacerdote el 26 de marzo de 2017 y en abril fue enviado a la Diócesis de Mamfe. Para diciembre la situación en la zona era bastante tensa a causa de la violencia y la quema de muchas casas.

El P. Ondari es el segundo sacerdote asesinado en Camerún en los últimos meses. El P. Alexander Sob Nougi murió el 20 de julio en la Diócesis de Buea, también en el suroeste del país.

Asimismo, en octubre un seminarista de 19 años fue asesinado en medio del conflicto en el suroeste, originado por el deseo de algunos grupos de separar las regiones donde se habla inglés de aquellas donde se habla francés.

El conflicto ha dejado cientos de muertos y provocado que 300 mil personas huyan como refugiadas a Nigeria. Además, en Camerún hay alrededor de 80 mil desplazados internos.

De otro lado, en junio de 2017, Mons. Jean Marie Benoit Balla, Obispo de Bafia, fue encontrado muerto en el río Sanaga luego que se denunciara su desaparición. Los obispos de la Conferencia Episcopal alertaron que el Prelado “no se suicidó; fue brutalmente asesinado”.

Etiquetas: sacerdote, África, Camerún, Asesinato de sacerdotes

Comentarios