10 de octubre de 2016 12:06 pm

Obispo de Fátima narra cómo pasó de la indiferencia al amor por esta devoción mariana

Redacción ACI Prensa

El Obispo de Leiria-Fátima, Mons. António Marto - Virgen de Fátima / Foto: Facebook Santuario de Fátima
El Obispo de Leiria-Fátima, Mons. António Marto - Virgen de Fátima / Foto: Facebook Santuario de Fátima

“Durante muchos años, incluso siendo sacerdote, no sentía una devoción a Fátima”, confesó el Obispo de Leiria-Fátima (Portugal), Mons. Antonio Marto, y admitió ante cientos de laicos, sacerdotes y religiosos que es “un converso” de esta importante advocación que cumplirá 100 años en 2017

Así lo indicó el Prelado el domingo 2 de octubre durante la asamblea diocesana que reunió a unas 600 personas. Según indicó la Diócesis en su sitio web, este evento dio inicio al segundo año pastoral del bienio dedicado a la Virgen María bajo el lema “Mi corazón Inmaculado los conducirá a Dios”.

El Obispo relató su experiencia con la Virgen de Fátima para mostrar cómo ella puede ser redescubierta en su esencia “más allá de la superficialidad con la que normalmente es mostrada por la comunicación social, de un pueblo en penitencia y sufrimiento o de un conjunto de devociones sueltas y aisladas”.

Recordó que el ambiente en que se formó “pautado por el racionalismo” veía “la piedad popular como algo menor o sin importancia; no me decían nada las procesiones, el rosario, las peregrinaciones”.

El Prelado admitió que en aquella época consideraba a Fátima como “una casa de niños y del pueblo”. Pero todo comenzó a cambiar cuando tuvo que preparar una conferencia, a pedido del Santuario de Fátima, y leyó por primera vez las memorias de Sor Lucía, una de las tres videntes de la Virgen en Portugal.

En este proceso también ayudó el diálogo con su padre, un “hombre rural” sencillo que lo ayudó en su acercamiento a la piedad mariana. Entonces descubrió que las apariciones de la Virgen de Fátima “al final eran un asunto muy serio, relacionado a la intervención divina en un momento histórico muy importante y dramático”.

“Me quedé impresionado de tal forma con la autenticidad y humildad de Sor Lucía que me preocupe en descubrir las llaves de la interpretación de aquel mensaje para nuestro tiempo, a la luz de la teología”, comentó.

A partir de ese primer contacto, Mons. Antonio Marto se considera “un converso de Fátima” y añadió: “¡Quién diría que terminaría siendo el Obispo de Fátima!”.

De esta manera, Mons. Marto reveló haber descubierto la “belleza y actualidad” del mensaje de Fátima que, según él, posee “una riqueza muy grande” y “coloca a Dios como el que debe tener el primer lugar en la vida del hombre”.

“La Virgen no vino a Fátima a hacer pedidos, sino para ofrecer los dones de Dios a la humanidad, los dones de gracia, de misericordia y de paz”, indicó.

“En un lenguaje simple, de corazón a corazón, transmitió a tres niños -y hoy a millones de fieles- la gracia de la presencia amorosa de Dios que se torna íntimo y se hace compañero, cuya misericordia es la única fuerza capaz de hacer frente al mal”.

Para el Prelado, este mensaje de “alegría y esperanza” exige de cada uno la acogida y la respuesta de “conversión, oración y penitencia”.

“Este será el programa pastoral y espiritual que Fátima tiene para ofrecer a la evangelización de nuestro tiempo”, manifestó.

Traducido por María Ximena Rondón. Publicado originalmente en ACI Digital.

También te puede interesar:

Etiquetas: obispos, Virgen de Fátima, Portugal, Conversiones, Obispo de Fátima, Mons. António Marto

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios