26 de junio de 2012 7:29 pm

Obispo de Alcalá dice que no es suficiente admitir inversiones rápidas sin medir sus consecuencias sociales

Redacción ACI Prensa/Europa Press

Mons. Juan Antonio Reig Pla.
Mons. Juan Antonio Reig Pla.

El Obispo de Alcalá de Henares, Mons. Juan Antonio Reig Pla, ha afirmado este lunes, en referencia a Eurovegas, que "no es suficiente admitir inversiones rápidas y prometedoras de trabajo sin medir las consecuencias sociales de las actividades que se proponen introducir".

Mons. Reig Pla se ha pronunciado así en la web del Obispado de Alcalá, tras conocer que Eurovegas cuenta con un tercer posible destino para instalarse, situado entre Paracuellos del Jarama y Torrejón de Ardoz, municipios que pertenecen a la diócesis complutense.

"Debemos hacer una profunda reflexión sobre lo que queremos para España y con qué medios legítimos podemos salir de la situación en la que nos encontramos. No es suficiente admitir inversiones rápidas y prometedoras de trabajo sin medir las consecuencias sociales de las actividades que se proponen introducir. Necesitamos recuperar la perspectiva de la auténtica ecología humana y social (Beato Juan Pablo II)", señaló el Prelado.

En este sentido, consideró que del mismo modo que no se puede permitir la contaminación y destrucción del medio ambiente, "tampoco facilitar la destrucción de personas y familias".

"El trabajo debe ser digno y honesto, compatible con la vida familiar y respetuoso con el bien de la persona. Por eso hay que considerar con cuidado a qué se dedica la actividad humana; los horarios de trabajo deben ser compatibles con la vida en familia; deben respetarse los días festivos y particularmente el domingo como día de fiesta acuñado en nuestra tradición cristiana", ha apuntado.

Preocupado por el juego y la prostitución

Mons. Reig Pla ha asegurado que comprende y comparte la preocupación de las autoridades por la actual situación social y económica y ha alabado todos los esfuerzos que se están haciendo para generar, "de un modo legítimo", puestos de trabajo y prosperidad.

"Como obispo de la Diócesis complutense ofrezco mis oraciones y sacrificios por nuestras autoridades. Rezo todos los días por ellas para que el Señor las asista y puedan tomar decisiones respetuosas con la justicia y el bien de nuestro pueblo", ha reconocido.

No obstante, ha señalado que aunque el juego de azar está permitido en España "por leyes permisivas o simplemente consentidas como la prostitución, otra cosa es fomentarlas, alentarlas y facilitarlas por aquellos que tienen la responsabilidad del bien común".

Así, ha aludido a datos del Informe anual del juego en España (2010) publicado por el Ministerio del Interior, que indica que las cantidades jugadas en el país ese año ascendieron a 27.338,98 millones de euros. Entre uno y dos por ciento de la población española es ludópata o jugador patológico y tres por ciento de la población son jugadores problemáticos.

Por otra parte, señala, atendiendo a un informe incluido en el Boletín Oficial de las Cortes Generales de 2007, que España es el país europeo con mayor número de mujeres ejerciendo la prostitución, con 400.000 meretrices.

Por todo ello, el obispo de Alcalá de Henares ha apostado por inversiones y trabajo, "pero no a cualquier precio". "No todo vale cuando está en juego la dignidad de la persona, el bien de la familia y la 'ecología social del trabajo' (Beato Juan Pablo II)", ha recordado.

"En algunas circunstancias se puede tolerar el 'mal menor', pero nunca puede ser promovido, tampoco por la autoridad. La misión de las autoridades es salvaguardar el bien común, el primado de la persona y la auténtica 'ecología humana y social'. Con Eurovegas en España ¿ganamos o perdemos?", ha concluido Mons. Reig Pla.

Etiquetas: España, Eurovegas

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios