9 de septiembre de 2003 - 2:10 PM

Obispo argentino resalta valentía y la fortaleza en la vida cotidiana

Redacción ACI Prensa

Obispo argentino resalta valentía y la fortaleza en la vida cotidiana

En su carta pastoral con motivo del Años del Rosario, Mons. Antonio Baseotto, Obispo castrense de Argentina, resaltó que “la misma valentía y fortaleza que se manifiesta de manera evidente en el campo de batalla, debe regirnos en la vida diaria y en el ámbito de nuestra conciencia”. Mons. Baseotto señaló que “se necesita fortaleza para no reaccionar mal ante un superior injusto; para perseverar en la vocación de servicio, a pesar de ser señalado con el dedo por ser soldado, o ser objeto de calumnias y torcidas interpretaciones en la prensa”. Esa es la “valentía de lo cotidiano, tal vez más difícil porque no tiene la atracción de lo espectacular”.

Luego, el Prelado explicó que la subordinación y el valor son “dos cualidades propias del hombre de armas. Sin subordinación y disciplina es imposible que un ejército pueda cumplir su misión, ni en caso extremo de guerra, ni en las situaciones comunes de la vida en el cuartel o del servicio que pueda brindarse a la comunidad en una emergencia”.

La fortaleza –continuó– “supone enfrentar situaciones difíciles que se presentan de manera imprevista, o también sostenerse con tenacidad y perseverancia frente a un peligro que se reitera o que continúa en pie”.

Monseñor Baseotto manifestó que “se necesitan valentía y fortaleza interior para que vivamos conforme a la razón, como enseña Santo Tomás: la lucha contra el propio egoísmo y suficiencia, hacer que prevalezcan el bien y la verdad sobre el mal y la mentira”.

“Es la valentía de la joven de Nazaret que acepta ser Madre del que será ‘signo de contradicción’ –primer y cuarto misterio gozoso del Rosario–. Es la fortaleza de quien proclama un Reino que va en contra de la mentalidad del ambiente. Es el valor de quien obediente hasta la muerte sobrepasa toda fortaleza –los cinco misterios gloriosos del Rosario– y por eso triunfa sobre el pecado y la muerte –primer misterio glorioso–”, subrayó.

Finalmente, Mons. Basseoto pidió a la Virgen María, íntimamente asociada al Salvador, modelo de la mujer fuerte, que “nos obtenga el espíritu de fortaleza –tercer misterio glorioso del rosario– que nos permita vivir en la libertad de los hijos de Dios”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios